Opinión · Tierra de nadie

Se descubre ahora que Fidalgo es de derechas

A José María Fidalgo suelen acusarle de traición los mismos que le permitieron ser secretario general de CCOO durante ochos años y que a punto estuvieron de concederle un tercer mandato al frente del sindicato. “No sé si es el más grande, pero sí de los más grandes del sindicato. Y como ya ha demostrado que os necesita a todos para continuar con su labor, os pido que le apoyéis”, dijo de él su valedor y antecesor Antonio Gutiérrez el día del relevo. Ni entonces ni ahora, Fidalgo engañaba a nadie. Al cirujano ortopédico que tomaba las riendas le costaba definirse de izquierdas. “Somos autónomos”, explicaba.

Para explicar por qué Fidalgo se hacía presente este lunes en un acto electoral de Cayetana Álvarez de Toledo para alabar su coraje, denunciar la entrega de la izquierda a esa “nueva forma de fascismo” que es el nacionalismo, y pedir el voto a la valiente candidata hay que remontarse a aquellos tiempos en los que el PP buscaba tener su sindicato de referencia y CCOO, con Fidalgo al frente se avino a serlo, en la idea de que la hegemonía respecto a la UGT sólo podía conseguirse abjurando de sus orígenes comunistas y abriéndose a la derecha hasta postrarse de hinojos ante ella. ¿Qué podía salir mal de esta alianza entre el zorro y las gallinas?

Empezaba así la peripecia personal de Fidalgo, cuyo descreimiento de la política era directamente proporcional al de su propia conveniencia. El de CCOO se sentía a gusto entre Aznar y sus ministros, que le comían la oreja y alababan su buen juicio por parar huelgas mientras alguno de sus afiliados le abría una brecha con el palo de una bandera roja en un Primero de Mayo. ¿Se podía dirigir un sindicato y ser amigo personal de Aznar, de Rato y de todos los ministros de Trabajo del PP, desde Juan Carlos Aparicio a Eduardo Zaplana? En CCOO pensaban que sí porque lo volvieron a elegir.

No debería sorprender, por tanto, que Fidalgo colaborara con FAES, que presentara libros al eterno buscador de armas de destrucción masiva en Irak, que coqueteara con UPyD mientras se dejaba querer para que Rajoy le hiciera ministro de Trabajo o que participara en las convenciones nacionales del PP y alabara su política de pensiones. Todo ello mientras daba clases de negociación en el IE Business School, que nunca está demás enseñar a los futuros patronos cómo tratar con los descamisados, sentaba cátedra en foros de la patronal del seguro Unespa y en tertulias radiofónicas y se hacía patrono de fundaciones como Libres Iguales, promovida por la propia Cayetana Álvarez de Toledo para conseguir “la deslegitimación intelectual y moral del nacionalismo”.

No es extraño que Fidalgo pidiera el voto a Rosa Díez con la misma convicción que ahora lo reclama para el PP y su rubia candidata en Cataluña o que acuse a la izquierda que cambiarse de bando, a diferencia de él que siempre ha estado en el mismo. Descubrir ahora que Fidalgo es de derechas resulta bastante hipócrita, especialmente si los Colones navegan en carabelas de CCOO. Tierra a la vista.