Opinion · Tierra de nadie

¿Y si fuera el Rey el que impide la coalición?

El bloqueo al que con tanto empeño han llegado PSOE y Unidas Podemos ha de tener razones que la razón desconoce. O mejor dicho, debe tener razones ocultas que explicarían el disparate de volver a llamar a los españoles a las urnas cuando se tiene ahora la posibilidad de formar Gobierno porque ni siquiera las encuestas, con sus expectativas para los socialistas de un crecimiento electoral, garantizan que no se constituya una mayoría alternativa. Hacer girar de nuevo la ruleta y apostar al impar todo lo conseguido es una irresponsabilidad que se acaba pagando en términos de poder o de crédito personal, y que contribuye al desprestigio de la clase política, de cuya incapacidad ya había sospechas suficientes sin necesidad de que lo demostrara abiertamente.

Ninguno de los argumentos aireados como obstáculos insalvables para acordar una coalición de Gobierno justificarían por separado o en conjunto la repetición electoral. Se habla de la desconfianza entre esos dos santos varones que son Pedro y Pablo, aunque también podría decirse que es la garantía de que estarán precavidos ante eventuales engaños recíprocos. Se menciona también como determinante la posición de Podemos respecto al conflicto territorial en Cataluña y se teme su reacción ante la previsible condena a los líderes del procés, pese a que los de Iglesias han dado garantías -que pueden plasmarse por escrito- de que serán disciplinados y que ésta no será una causa para dinamitar el Ejecutivo. En último extremo, en manos de Sánchez estará siempre la posibilidad de destituir a los rebeldes.

Finalmente, se ha esgrimido desde el PSOE la ambición de Iglesias de ser vicepresidente, que es, por otro lado, una pretensión completamente legítima. Desde Podemos se ha negado la mayor, aunque bien pudiera ser un punto de partida para que los socialistas abandonen su idea del Gobierno de cooperación y acepten que nada es gratis y den entrada en el Consejo de Ministros a su socio en la proporción correspondiente. Para que todo sea negociable hay que sentarse a negociar, tal y como aconseja el sentido común .

Así las cosas y a medida que lo que parecía un acuerdo cantado se enquista en la oscuridad de un callejón sin salida, no es descartable pensar que existen otros motivos que impiden el entendimiento. Se ha mencionado al Ibex, ese señor con terno de Armani del que se asegura que siempre tiene la última palabra y que no dará la bendición al enlace si la liga azul no la porta Albert Rivera en su muslo. Del empecinamiento del de Ciudadanos en negarse al enjuague cabe suponer que por ahí no van los tiros o que el supuesto instrumento de los poderosos les ha salido rana y prefiere chapotear en otras charcas.

Queda una última razón apenas mencionada y es la opinión que la Casa Real -siempre discreta cuando no abate elefantes en África o se da a la vida loca- tendría de una coalición PSOE-Podemos que implicara la entrada de los morados en el Gobierno. El asunto está en si el rey, que no es el florero con corona que sugiere la Constitución sino el que sigue cortando el bacalao, aceptaría en el Ejecutivo a un partido radicalmente antimonárquico –al menos en esta última etapa- y cuyo líder plantea de forma constante una salida republicana que impida que a la jefatura del Estado se acceda “por fecundación”.

Si evitar que Podemos pise la moqueta de Moncloa fuera una de las condiciones impuestas por Zarzuela se entendería mejor algunas de las licencias que el presidente en funciones se está tomando, tal que arrogarse algunas de las facultades constitucionales del propio monarca. Es al rey y no a Sánchez a quien corresponde decidir si habrá o no un segundo intento de investidura, pese a que desde el PSOE se esgrime como amenaza para torcer el brazo de Iglesias. Algunos silencios son bastante elocuentes.