Estación Término

La eutanasia está en campaña electoral

Estamos ya en campaña. Ha sido conocer los resultados de las elecciones en Cataluña y unos días más tarde Rajoy señalaba el día 20 de diciembre como nueva fecha electoral. Parecía quitarle importancia democrática al decirlo en una entrevista televisiva, pero lo relevante es que sin duda en las navidades se podrá saborear el vuelco al bipartidismo y el nacimiento de un nuevo paisaje parlamentario más variado y esperemos que menos reaccionario. Las expectativas hablan de un mayor pluralismo político y menos derechizado.

 

La Asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) ya en las elecciones autonómicas mandó un recado particular a las diversas candidaturas para que pensasen en la muerte digna y en las medidas a tomar que estuvieran en sus competencias. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el parlamento vasco lanzó una petición formal al Congreso de los Diputados para que legislaran reconociendo la potestad del ciudadano para disponer de su vida y decidir morir, y animaban a otros parlamentos autonómicos a hacer otro tanto para urgir al Congreso de los Diputados a borrar del Código Penal el art. 143. DMD mira también a las urnas y vive su propia campaña insistiendo y luchando por todos los medios, de cara a las próximas elecciones generales, por la necesidad de legalizar y despenalizar la eutanasia. Hace unos días sentó cara a cara a portavoces de partidos políticos y diferentes expertos para que estableciesen un diálogo de propuestas de programa acerca de la eutanasia y las razones que apoyan una muerte digna. En este diálogo se notaron la ausencia del PP, la todavía indefinición del partido socialista y un suspense por parte de Ciudadanos. Los demás, Izquierda Unida. Podemos, Equo (que a su vez representaba a Compromís) estaban por el respeto a la libertad ética de los ciudadanos para que puedan optar por una muerte en plena libertad.

 

 

Quizás PSOE esté quizás ahora despertando de su silencio político respecto a la eutanasia. El jueves primero de octubre la periodista Pepa Blanco en su programa de la SER le arrancó a Pedro Sánchez cierto compromiso. Se comprometió, si llega a gobernar, a elaborar una ley de muerte digna y, como la periodista le metió el dedo en el ojo preguntándole directamente por la eutanasia, habló de abrir un debate en busca del consenso. ¿Qué pensar de las palabras del secretario general socialista? No se puede hablar sin más de compromiso programático sino más bien de una manifestación un tanto líquida que puede ir desde el salir del paso a hacer un brindis al sol. El tiempo nos dará la respuesta y mientras tanto habrá que seguir presionando. Recuerdo que en dos ocasiones en ambiente de mitin Sánchez ha hablado a favor de la eutanasia. Pero son afirmaciones que al menos en apariencia no tienen continuidad. Si llega al gobierno, ¿serán capaces los socialistas con otros grupos políticos de salir al paso de las fuerzas reaccionarias, pocas, pero con fuerte voz eclesiástica y de fuerzas católicas ultrarreaccionarias que nunca les falta ser engrandecidas por los altavoces de ciertos medios de comunicación? Pedro Sánchez sin duda habrá recibido de Zapatero su experiencia de temblor ante obispos y algunos medios de comunicación y quizás en estas fechas esté aprendiendo a cómo salvar la situación que su predecesor no fue capaz de afrontar a pesar de que tenía el 85 por ciento de la población de su parte reclamando la legalización de la eutanasia.

 

La asociación DMD sigue en campaña y tiene a la vista una fecha aniversario de mal recuerdo. Un 23 de noviembre de 1995 el Congreso aprobada el art. 143 del Código Penal. De poco valieron los estudios, propuestas y manifiesto del colectivo de juristas y magistrados del Grupo de Estudios de Política Criminal (GEPC), ni tampoco la propuesta de reforma de DMD para cambiar la redacción elaborada por el equipo del Ministerio de Justicia regido por Alberto Belloch. Fue esta la primera ocasión perdida por el PSOE, pero no la única pues en las dos legislaturas con gobierno Zapatero a toda propuesta de reforma del Código Penal -y fueron unas cuantas las presentadas por grupos de izquierda- el PSOE votaba su rechazo y no sé si un tanto a lo loco o cínicamente razonaba su ‘no’ en sede parlamentaria diciendo que "no había demanda social" para tales propuestas. No se sabe qué esperaban los socialistas para hablar de verdadera demanda si el 85 por ciento de los españoles reclamaban una ley de eutanasia, y una verdadera libertad para morir. Y estas cifras son de 2009, lo cual significa que hoy en día quizás salten el 90 por ciento. Pero no es cuestión de números. Es suficiente y demasiado el rechazo de la opinión española al art. 143 para que se mantenga intocable, incorregible y sea una norma déspota que condena a los que mueren a perder su libertad para elegir la continuidad del vivir o bien morir y liberarse. Y que coste que el problema no es pequeño: son más de cuatrocientos mil los españoles que mueren cada año. No son pocos, pues, los ciudadanos a los que, quieras que no, se les secuestra la libertad en el proceso de morir.

 

Lo mismo que hizo DMD hace 20 años para lograr que el art. 143 tuviera otra redacción a la que permitió Belloch y el parlamento con mayoría socialista, hoy sigue luchando por anular tal artículo y ser sustituido por una ley que reconozca la autonomía del enfermo de manera que pueda optar en libertad por alguna conducta eutanásica. Y de esa campaña podrás ver unas pinceladas en el video que será proyectado en primicia el próximo jueves 8 de octubre, a las 19h, en la Cineteca de Matadero Madrid (Sala Azcona). En el video decenas de personas, varias de ellas rostros conocidos de la literatura, el periodismo, la justicia y la cultura en general unidos a DMD reclaman a las futuras parlamentarias y parlamentarios que regulen la eutanasia en la próxima legislatura.