¡Eureka!

Bucea en las profundidades del Caribe desde tu piscina

nautilus

Por Christian González

La próxima tecnología que está llamando a las puertas promete romper las barreras de la realidad. Gracias a ella podremos no sólo jugar a videojuegos en completa inmersión en la acción (visual y sonora), sino viajar por el mundo sin movernos del sofá o vivir experiencias hasta ahora inimaginables. Es la realidad virtual, y no sólo vivirá del ocio. Campos como la educación, la investigación o los tratamientos médicos se beneficiarán de ella. Los fabricantes y están tomando posiciones en la línea de salida. Por si alguien tenía dudas, Facebook compró hace un año Oculus VR, la empresa creadora de las gafas Oculus Rift por unos 2.000 millones de dólares, asegurándose un buen puesto de partida en la carrera.

Pero en un escenario nuevo, los pequeños también tienen sus ventajas, y una empresa española -Remotte- se ha puesto manos a la obra con su particular apuesta: Nautilus VR, una máscara de realidad virtual sumergible preparada para practicar esnórquel (buceo de superficie) que permite una experiencia única y que podrá hacer sentir a cualquiera que está buceando en las profundidades del Caribe o entre tiburones, desde su propia piscina. Juan Barambones, ingeniero industrial y CEO de Remotte, responde a las preguntas de Eureka.

Juan Barambones, CEO de Remotte
Juan Barambones, CEO de Remotte

 

¿Qué es Nautilus VR? ¿Cómo funciona?

Básicamente es un dispositivo HMD (Head Motion Display): una máscara para hacer realidad virtual que se compone de un sencillo sistema de lentes, con la diferencia de que incorpora un sistema de respiración que cubre toda la cara, y una carcasa para introducir un teléfono inteligente desde el que se proyecta la simulación.

Pretendemos crear la sensación en el usuario de que está bajo el mar mientras está sumergido. En una simulación de realidad virtual normal estás sentado en el sillón de tu casa. Aunque el dispositivo te permita una buena inmersión en la acción, realmente no tienes otras sensaciones que te hagan creer que realmente estás allí. En el caso de Nautilus VR, vas a estar viendo contenidos acuáticos pero tú también estarás dentro del agua. La sensación de trasladarte a otro lugar es mucho más real.

En el ocio puede tener un uso muy interesante pero hay mucho más. Está el entrenamiento de buceadores, el tratamiento de fobias, la educación... Incluso en tareas de rehabilitación: hay gente que debe estar muchas horas en el agua por motivos médicos y de este modo se le puede hacer más llevadero. También creemos que puede ser atractivo para la gente mayor: aficionados al buceo que ya no pueden realizar inmersiones profundas por cuestión de su edad. La sensación no es 100% real, pero es la más próxima que hay.

¿En qué fase se encuentra?

Hemos construido ya el primer prototipo funcional y ahora estamos volcados en pequeñas mejoras. La idea es comenzar el proceso de fabricación en septiembre. Siguiendo este plan podría comenzar a producirse el año que viene, pero antes hay que hacer diferentes test y pruebas. Además seguimos buscando financiación. Estamos buscando algún partner o inversor que nos ayude. Si esto no resultara, estamos pensando en buscar financiación en plataformas de crowdfunding.

¿Cómo surgió la idea?

Fue un poco por casualidad. El año pasado yo estaba trabajando en temas de realidad virtual en EEUU, cuando uno de los socios de Remotte vino a verme por vacaciones. Él venia de bucear y se le ocurrió que en las primeras fases del aprendizaje del buceo, que se hacen en una piscina, vendría muy bien un dispositivo como este.

¿Qué ha sido lo más complicado?

Lo más complejo ha sido lograr un diseño que sin mucho volumen permita que quepan todos los componentes necesarios, más el móvil que lleva dentro. Diseñar todo ese sistema junto con la parte de respiración, que funciona como un esnórquel, ha sido lo más complejo.

¿Cuántas personas componen el equipo?

Somos 8 personas en total, desde programadores, hasta gente del mundo de la empresa. A tiempo completo trabajamos dos y el resto se dedican a tiempo parcial. También tenemos una sede en California (EEUU).

¿Cómo ven el futuro de la realidad virtual?

Pensamos que va a ser la siguiente gran revolución, tras el teléfono móvil. Ahora hay muchas empresas invirtiendo gran cantidad de recursos en hacer cosas nuevas en este campo. Aquí en España aún no se está tomando muy en serio y al final nos pasará lo de siempre, que llegarán desde EEUU y serán ellos quién se lleven el gato al agua. Me tempo que al final este será otro aspecto en el que iremos un poco a remolque.

Todo el mundo habla de lo que la realidad virtual aportará en el ámbito del ocio, los videojuegos, etc. Pero habrá muchas cosas: ya se está experimentando con aplicaciones que van desde educación hasta la arquitectura, todo tipo de simulaciones, o el campo de la salud, la industria o los servicios.

¿Es difícil innovar en España?

Sí, aquí es muy compilado. Conozco más gente que está tratando de sacar proyectos de realidad virtual y ha tenido que irse. Encontrar apoyo y financiación en cosas tan innovadoras es muy difícil, por desgracia. ¿Cuál es el problema? Yo creo que una mezcla de todo: de cómo actúan las administraciones, las empresas… La cultura innovadora en España, que no es que sea la mejor... Al final las empresas con buenos proyectos acaban consiguiendo dinero para llevarlos a cabo, pero en el extranjero.

¿Qué hace falta para que surja un Google o un Facebook en España?

Cada vez estoy más convencido de que lo importante es apostar por la educación en la edad temprana. Debería contemplarse planes para que los niños puedan aprender a programar o a usar herramientas tecnológicas desde muy pequeños. Los niños son los que realmente pueden hacer que el día de mañana haya empresas punteras en España.

¿En qué otros proyectos están trabajando?

Nosotros empezamos con Google Glass, un proyecto que desgraciadamente Google tiene un poco parado. También hemos realizado una plataforma de gestión de contenidos con Beacons (balizas localizadoras de corto alcance).

Ahora estamos muy centrados en todo lo que es realidad virtual. No sólo en hardware, sino también en la creación de contenidos. Queremos ser la referencia de contenidos de realidad virtual sobre el mar: videos '360 grados' bajo el agua y otro tipo de contenidos en esa línea. Creemos que se pueden hacer muchas cosas por hacer ahí. Nuestros próximos pasos serán terminar el desarrollo del Nautilus comenzar con todo el proceso de fabricación. La idea es tenerlo listo para el verano de 2016.