¡Eureka!

Ésta es la empresa que hace que te enganches a los juegos de móvil

chartboost2

Oficinas de Chartboost en San Francisco.

Por EDUARDO ORTEGA

Entre salas que parecen construidas a base de Lego, un Mario saltando a por una seta y un gigantesco dinosaurio, Pepe vive a toda prisa. "Estoy a tope", reconoce una y otra vez. Es el estrés en persona. Va de reunión en reunión, de entrevista en entrevista y de acto en acto entre la oficina y el avión. "Mi trabajo en los últimos años ha sido un poco el de un corresponsal de prensa, por la distancia que he recorrido. Sólo el año pasado me hice 200.000 kilómetros en avión", cuenta. Y es así desde que hace cuatro años su pareja, María, montara Chartboost, una de las start up de origen español más exitosas, que ayuda a las empresas a monetizar las aplicaciones de juegos que desarrollan. Si usted es uno de los millones de personas que descarga juegos para su móvil o su tableta, es muy probable que más de uno lo haya adquirido e incluso haya pagado por la estrategia ideada por esta compañía.

Con el dinero justo, la pareja se mudó en 2008 a uno de los peores barrios de San Francisco. María Alegre y su mano derecha y cofundador de Chartboost, Sean Fannan, trabajaron en Tapulous, un pequeño estudio de juegos que creó el exitoso título Tap Tap Revenge. Disney los compró y ambos decidieron dejar el gigante y crear su propia empresa en febrero de 2011. Lanzaron el producto en abril y en mayo ya tenían beneficios. "El producto era lo de menos. Teníamos poco presupuesto, por lo que nació de una forma muy humilde. También con mucha presión porque, al tener poco dinero, el proyecto moriría si no lográbamos en poco tiempo mucho impacto o financiación", explica Pepe Agell (Barcelona, 1984).

Él se involucró de lleno en octubre. Hasta entonces, doblaba turno compaginando su verdadero trabajo en otra firma con la start up de su pareja, a la que también se dedicaba a destajo. "Comencé a ayudarles en las tardes-noches y llegó un momento en que las tardes y las noches eran más largas que el día. Al final, casi cayó por su propio peso", recuerda desde San Francisco entre risas. Ese mismo mes, captaron dos millones de dólares en su primera ronda de financiación.

pepe2

Pepe Agell, responsable de expansión de Chartboost.

 

Actualmente, es el responsable de expansión de la firma, que está cien por cien enfocada en los títulos free to play. Es decir, aquellos que son gratis descargar, pero que para avanzar en el juego es necesario pagar. La compañía de la que María es directora general ayuda a las desarrolladoras de juegos a crecer sabiendo a qué público dirigirse y cómo y dónde captar usuarios. Entre las vías que usan están anunciarse en aplicaciones de la misma desarrolladora o en los de empresas ajenas. En este último caso, si Chartboost gestiona la operación se lleva un 10% de comisión y garantiza el pago. Si no tiene ningún papel en la transacción, no cobra nada. La tercera opción es la red de 200.000 aplicaciones integradas que ofrecen para publicitarse y por la que se llevan un 30% de comisión.

Agell ha vivido durante largas estancias en cuatro países distintos. En España, donde nació. En Suiza se formó en gestión empresarial tras licenciarse en Ingeniería en Barcelona. En Liechtenstein trabajó en una constructora. Y ahora en Estados Unidos, donde serpentea en moto por un Silicon Valley donde los ciclomotores no están nada de moda. "Aquí en San Francisco no están habituados a ellas. Para los estadounidenses, una moto es una grande para carretera; no la conciben mucho para moverse por la ciudad". Defiende Pepe que tanto viaje le ayuda a conocer otras culturas y que esto a su vez está íntimamente relacionado con el trabajo porque pueden saber un poco de qué manera se van a desenvolver sus empleados.

Maria2

El responsable de expansión de la compañía es un tipo que disfruta de lo que hace, pese a las largas jornadas de trabajo y aunque reconoce que nunca ha sido un gamer empedernido. Su satisfacción puede llegar, sin embargo, por otros canales: "Al encontrarme en Singapur para participar en un acto, iba por la calle con una camiseta de la empresa. De pronto, me paró un tío por la calle y me dijo: ¡Ostras! ¡¿Tú eres el de Chartboost?! Gracias a Chartboost pago mi hipoteca. Estos momentos son los que te hacen sentir que de verdad tienes un impacto. Si un hombre absolutamente fuera de contexto en Singapur me saludó así, indica que estás haciendo algo bien".

Les llegó el espaldarazo definitivo en 2013, cuando recibieron 21 millones de dólares de financiación de Sequoia Capital, uno de los grupos más importantes de Silicon Valley. De hecho, es la firma que apostó por gigantes como Apple, Google, YouTube o Yahoo en sus comienzos. Hoy, Chartboost ya es un gigante en su sector, del que es líder. Trabaja con las principales desarrolladoras, los juegos más conocidos (como Candy Crush) y tiene 700 millones de usuarios activos al mes. Además, emplea a 150 personas en sus sedes de San Francisco, Ámsterdam y Tokio. "Queremos ser el marketplace indiscutible. Hoy en día si quieres alquilar tu casa usas Airbnb; pues nosotros queremos ser el Airbnb de los juegos".

La vida de Pepe se enredó todavía un poco más hace dos meses, cuando nació su primer hijo, Lucas. "Queríamos un nombre que fuese lo más internacional posible. Ahora, con el niño, la vida se nos complica mucho. No hay mejor edad que cuando estás en los veintitantos, porque tienes muchas menos responsabilidades".