El desconcierto

Aguirre, morir matando

Quien asaltara la presidencia de la Comunidad de Madrid con un golpe de talón, el que sus sucios amigos del ladrillo entregaron a dos socialistas corruptos, acaba de presentar su dimisión inmediatamente después de que la Benemérita irrumpiera en los despachos del PP madrileño. No lo hizo cuando el tamayazo, que impidió que el socialista Simancas fuera presidente, sino que lo hace una docena de años más tarde. No hay que engañarse sobre su motivación de hoy, Madrid ha sido una mierda constante desde aquel junio de 2003 sin que la lideresa Aguirre moviese un dedo gracias a su desparpajo castizo de señoritinga bien.

No estamos ante una toma de conciencia honesta de un personaje esencialmente deshonesto. Sería un error. Asistimos a un navajazo cainita en las costillas de Rajoy. La baronesa de Aguirre busca morir matando a quien no pudo matar en el congreso de Valencia del 2008. Su mensaje es claro. Si ella dimite, el presidente del Gobierno en funciones debe igualmente dimitir por la responsabilidad política en la corrupción del PP. Justo cuando la embestidura de Rajoy  del pasado fin de semana, el desplante a la mano tendida de Sánchez, anunciaba la contraofensiva del Partido Popular, la señora Aguirre se reviste de Susana Díaz del PP.

No es sólo la vendetta de la lideresa contra el líder popular. La dimisión de la lideresa, sobre la que sobrevuela quien es apodado por los suyos como Franquito ( Aznar), es el primer aviso a navegantes del PP. La derecha extrema, que se cobija bajo las alas de la gaviota pepera, no está ya dispuesta a permanecer muda en esa ave carroñera por excelencia. Es la presentación oficial de sus cartas cuando la derecha coordinada prepara el reagrupamiento de todas sus huestes sociales contra las formaciones progresistas. Nada les desasogiega más que esos devaneos de Rajoy con Albert Rivera. Aprovechando que la corrupción pasa factura a Génova, pretende abanderar la limpieza del Partido Popular. Quien entró en el gobierno de Madrid de la mano de la corrupción se presenta ahora como barrendera de sus propios corruptos.

Malos tiempos para la lírica de Rivera. La estrategia del miedo puesta en marcha por el PP exige otra letra. La crisis económica (atención al Deutsche Bank como potencial Lehman Brothers), la crisis territorial (el doble desafío catalán y vasco)  y la instrumentalización  de los presos etarras ( acaban de aplazar su salida individual de las prisiones hasta conocer el nuevo gobierno), contribuyen a un achique de espacios en el que  no cabe mucho juego político para los de Ciudadanos. Precisamente esa música común exige que  Rivera no desafine. Es la hora de cada oveja con su pareja. La táctica de la tensión necesita no tender ninguna mano al PSOE. No les basta con el desaire a Sánchez, sino cortocircuitar el papel de intermediario de Rivera. Ridiculizarle, dejándole con el culo al aire en la reunión del desaire de Rajoy a Sánchez, está bien; pero mejor está que se sume al programa común de toda la derecha.

Con ese caballo de Troya colocado en Ciudadanos, más de la mitad de todo su electorado proviene del voto prestado por el PP, Rivera lo va a tener bastante difícil. Justo cuando el toque de corneta resuena, apelando a los reflejos más tradicionales de la derecha, tiene que andarse con cuidado. Al fin y al cabo, ese modelo catalán que empieza a aplicar el PP — Artur Mas ganó las elecciones pese a la  corrupción de Pujol —, puede funcionar en Madrid. Si además le ha ido muy bien a Susana Díaz,  Aguirre y Fabra en Andalucía, Madrid o Valencia pese a Chaves, Granados y  Barberá ¿ por qué no le va a ir bien al PP en el conjunto de España? Es triste, pero la realidad enseña que si la corrupción es adornada con un lacito ideológico se convierte en un problema político sin peaje electoral.

Estamos ante un casus belli. Situar a Sánchez sin más opción de gobierno que la que él quiere pero no le dejan. Si busca entrar en la Moncloa lo hará de la mano de Iglesias; de lo contrario no entrará. No habrá abstención del PP a un acuerdo PSOE-Cs; tampoco lo habrá a un gobierno CS-PSOE bajo la presidencia de Rivera. Toca a los socialistas elegir. Gobierno PSOE, Podemos e IU o una convocatoria de elecciones anticipadas. Esta embestidura del PP solo puede ser cortada en seco con la investidura de Sánchez como presidente de un gobierno progresista con Podemos e IU. O el justiprecio político de Iglesias o el precio electoral de las urnas.