Opinion · El desconcierto

La huida hacia atrás de Rivera

Termina el sueño de Rivera allí donde comienzan las tribulaciones del ciudadano Albert. Ha llevado a Sánchez hasta el Congreso de los Diputados, pero no lo llevará a La Moncloa, convirtiéndolo así en el primer candidato a la investidura, en más de cuarenta años, que no superará la votación necesaria para ser presidente de Gobierno. Lo tiene tan claro que ya adelanta —pasados los mítines electorales de esta semana en la Carrera de San Jerónimo— su disponibilidad a negociar con otro candidato que no sea el suyo si el rey lo designa.

Es su segundo fracaso. No ha conseguido frenar a Podemos y ahora no logra salvar al soldado Sánchez, al que ha embarcado en lo que, no se sabe por qué, sus publicistas denominan como el Gran Centro. Pese a ser el teléfono rojo del PSOE con el PP, no ha podido restablecer la comunicación política entre el indecente Rajoy y el mezquino Sánchez. Como auxiliar del bipartidismo, ha suspendido. Ninguna pata bipartidista se abstiene para que gobierne la otra pata. Aún no ha finalizado el intento, pero su función arbitral sí ha terminado.

Le toca, pues, para sobrevivir como fuerza política, la huida hacia atrás. Vestirse de Adolfo Suárez a la vez que reviste a Ciudadanos con el ropaje de Unión de Centro Democrático. Su lenguaje, su pose, su discurso pretende resucitar el centrismo. Patético. Volver a 1976 cuando se vive en el 2016 es una farsa como la que describía Marx cada vez que se pretendía repetir la historia. En esta ocasión, esta farsa es, además, un fraude político. Aquella UCD de Suárez aglutinó a todas las fuerzas políticas en la consecución de unos pactos que reforzaron la cohesión social, territorial y política de España.

Por el contrario, el programa Garicano que subyace en este llamado Gran Centro es literalmente devastador para la cohesión de los españoles. De espaldas a las angustias de cinco millones de parados, a la miseria de cuatro millones que no alcanzan ni los cuatrocientos euros mensuales y a la precariedad de unos siete millones de seiscientoeuristas, continúa la política de De Guindos. Por no derogar, ni siquiera deroga la contrarreforma del artículo 135 de la Constitución, como si fingiera desconocer que Alemania vive tanto de sus rentas como de las rentas de la Europa del Sur. E ignora, por supuesto, la realidad de la España plural.

Así se explica la unánime espantada del resto de las fuerzas sociales progresistas, sindicalistas y profesionales por no hablar de las nacionalistas que, como el PNV, han dejado muy claro que con Ciudadanos no van ni a la esquina del Parlamento. Basta comparar aquella foto de Suárez con Carrillo, Fraga, González, Tarradellas y Arzallus con esta de Rivera, sin más compañía que la de Sánchez, para que el adjetivo Gran y el sustantivo Centro queden convertidos en un brindis al sol. Hay que dejarlo en lo que es. Un pacto entre la derecha y un partido de izquierda. Unicamente uno de todo el abanico de las fuerzas de progreso.

El problema de Rivera estriba en que no es Suárez quien quiere, sino quien puede. Su futuro ya no depende de su voluntarismo. Si quienes le ficharon en Barcelona para que jugase en Madrid logran despejar el terreno para la gran coalición PP, PSOE y Ciudadanos, podrá seguir interpretando la ficción de un Gran Centro por algún tiempo indeterminado. Pero si esos poderosos intereses no consiguen este objetivo, se verá obligado a pasar por las urnas, donde le espera un PP cargado de agravios por esa expropiación de su voto —la mitad del electorado de Ciudadanos— llevada a cabo por Rivera.

Entonces, esa caricatura de UCD que es el Gran Centro pagaría un elevado coste electoral por jugar a Suárez. No cabe repetir la historia nada más que como farsa. Si hasta el propio Adolfo Suárez cayó en la tentación de repetirla, —con aquel Centro Democrático y Social de tan fulgurante nacimiento como súbita muerte— no es extraño que Rivera también la reedite. Al no poder continuar su fuga hacia adelante, el fracaso de la investidura de Sánchez se lo impide, se ve hoy obligado a huir hacia atrás. Es una huida imposible, pero mientras huye se mantiene.