El desconcierto

El desahucio de Sánchez

Carme Chacón renuncia a presentarse en la candidatura socialista por Barcelona, y la Ser la descalifica duramente un día después. Susana Díaz, y otros barones del PSOE, insisten en colocar a Madina de número cuatro en la lista madrileña, y Pedro Sánchez le mantiene como séptimo cuando sabe que van a ser barridos, especialmente en Madrid, como consecuencia del probable pacto de Podemos e IU. Son los primeros movimientos públicos que  abren la crónica anunciada sobre el desahucio de Sánchez como secretario general del PSOE. Ni la una ni el otro dicen una palabra, Chacón incluso alega razones políticas que calla; es evidente que no quieren empeorar las malas perspectiva electorales de Ferraz.

Todos conocen la fecha del desahucio de Sánchez. La noche del 26 de junio. En cuanto se sepan los resultados electorales, volverá a repetirse aquella dimisión, que tuvo como protagonista a Almunia, con la que se inició el siglo XXI. Tanto que el propio pre-desahuciado señala a todos quienes buscan sacarle de Ferraz como responsables de la mayor herida electoral que sufre el socialismo. El paso atrás de Chacón como el silencio de Madina responden a esa silla que estará vacante  el 27 de junio. Si las camisas viejas no han desahuciado ya a Sánchez, se debe a la inminente campaña electoral que desaconseja cambiar de caballo cuando se cruza el torrente de las urnas, aunque más de uno piense que es peor el remedio de la aparente unidad que la enfermedad de la desunión.

La vieja guardia impidió que Sánchez pudiera entrar en la Moncloa con Garzón e Iglesias, le impuso la amistad peligrosa con Rivera, y ahora le pasa factura por su fracaso. En consecuencia, va a ser acusado de una doble derrota electoral y de una grave derrota política. Protagonizó, el pasado 20 de diciembre, el mayor hundimiento de la historia del PSOE, sólo superado por el que previsiblemente sucederá el  26 de junio, a la vez que encerró al PSOE en ese callejón sin salida que fue el ridículo Gran Centro con Ciudadanos. Hoy todos los que le apoyaron en esa farsa, tanto compañeros socialistas como periodistas, le echan el muerto sobre su espalda. Tras ser Reina por un Día, lo han convertido en el payaso que recibe todas las bofetadas.

Las fuerzas progresistas han aprendido la lección. Será desde la unidad de Podemos e IU que socialistas como Sánchez, pero con más carácter, podrán conseguir que el PSOE  se atreva a recuperar sus señas de identidad. Mientras el fantasma del sorpasso no sea una realidad, los socialistas que hoy se alinean con Sánchez, como se alinearon ayer con Zapatero, se verán con las manos y los pies atados y bien atados por el caudillismo de Felipe González. Cuando observen que ya no son la fuerza hegemónica progresista, quizás comprendan la necesidad urgente de sumarse a la unidad popular. Esa urgencia la pueden sentir a finales de junio, si el PP y Ciudadanos no suman mayoría absoluta.

Salvo Susana Díaz, que ya gobierna con la derecha de Rivera— que el PSOE vuelve a reconocer como partido de derechas—, ninguno de los jóvenes líderes socialistas tiene una posición estratégica definida. Desde luego, no la tienen ni Chacón ni Madina, que son dos de los mejores exponentes de la renovación generacional del PSOE. Por ello, es esencial para la vieja guardia el controlar quién va a suceder a Sánchez. Interrogante que cobrará toda su actualidad, cuando Garzón e Iglesias tiendan la mano al PSOE, para gobernar desde la Moncloa o encabezar la oposición a Rajoy-Rivera, una vez que se cierren las urnas del 26 de junio.