El desconcierto

La apuesta histórica de Garzón e Iglesias

Es un mal endémico de las fuerzas progresistas españolas. La desunión ha sido una constante histórica desde hace casi un siglo. Por razones internas, el atraso socioeconómico; por razones externas, Moscú en 1921 y Berlín en 1977. Se cuentan con los dedos de la mano los años de unidad. Las 21 condiciones de Lenín dividieron prematuramente al Partido Socialista Obrero Español, tanto como los miles de millones de marcos de Willy Brandt ahogaron al PSP de Tierno Galván y a la FPS de Joan Garcés, además de enfrentar al PSOE contra el PCE. Esta desunión de los cien años ha sido uno de los principales factores políticos que explican el desenlace de la guerra civil, la larga dictadura del general Franco y la II Restauración de los Borbones.

Ha sido necesario esperar a la entrada de una nueva generación en el escenario político para que, al calor de la insoportable crisis social, haya emergido una nueva fuerza totalmente independiente de las grandes potencias que tanto intervinieron e intervienen en España. Nacida del 15-M, ahora se cumplirá el quinto aniversario de la ocupación de la Puerta del Sol, Podemos es un decisivo revulsivo que pone en cuestión la trayectoria reciente de las restantes siglas. Al hacerse eco de la fuerte demanda social en pro de la unidad popular, plantea, aquí y ahora, una potente alternativa de cambio a la hegemonía incontestada de los poderosos. Este último trimestre es toda una lección sobre su muy urgente necesidad.

Hay que remontarse a Gerardo Iglesias y Julio Anguita para poder encontrar un precedente de lo que sucede hoy en Izquierda Unida, a la hora de responder a esta exigencia de los sectores populares. Que, desde el mes de enero, Garzón no se haya dejado seducir por los cantos de sirena de Rivera-Sánchez, es todo un signo de renovación de una IU habituada en las dos últimas décadas a ser comodín del PSOE, del PP o, simultáneamente, de ambas siglas. Esta coalición política ha dejado de ser subalterna. Supo decir no a Podemos antes del 20 de diciembre, y ha sabido decir no al PSOE después del 20 de diciembre. Hoy, cuando todas las fuerzas progresistas confluyen en una alternativa popular, IU se suma a esta hora histórica de la sociedad española.

Desde el pasado lunes hasta ayer mismo, 20.000 afiliados junto con 50.000 simpatizantes de Izquierda Unida han sido consultados sobre el acuerdo de IU con Podemos. Probablemente, su voto afirmativo no encontrará el mismo espacio mediático que las opiniones negativas de algunos antiguos dirigentes reticentes a este proceso unitario. Sus dudas e inquietudes por el futuro de IU, a la que ven fagocitada por Podemos, no se corresponden con la realidad. Nunca la identidad de esta fuerza política ha estado tan presente como en estos primeros meses de 2016. Es un hecho objetivo, ha adquirido relevancia política desde que Garzón la ha situado como uno de los más importantes instrumentos de cambio en España.

Izquierda Unida ha pasado de la languidez nostálgica a la ebullición permanente. Fue creada, con motivo del polémico referéndum sobre la Otan, para intentar convertirse, precisamente, en aglutinante de la cólera ciudadana contra los poderosos. La necesidad de que estas dos fuerzas vayan unidas no es sólo un problema cuantitativo,— la suma de Podemos e IU es una multiplicación electoral— sino sobre todo cualitativo, de orden político y social. La imagen unitaria de Garzón e Iglesias encarna la defensa de los intereses populares atacados por los poderosos.

Solo queda fuera de esta Federación de Partidos Socialistas de facto, que es Podemos e IU más las confluencias, el socialismo oficial. Es una ironía de la historia que el PSOE se encuentre ahora, en 2016, en idéntica situación que vivió al morir Franco, cuando talón prusiano en mano compró las formaciones de Tierno Galván y Enrique Barón. Hoy esos métodos ya no son posibles y, por lo tanto, asistimos a la gran venganza histórica de aquella Federación de Partidos Socialista, que revive hoy en la unidad de las organizaciones progresistas para imponer la soberanía popular y nacional de los españoles. Izquierda Unida se ha sumado a esta apuesta histórica, en espera de que los jóvenes socialistas sepan decir no al viejo aparato de Ferraz. La crisis del PSOE se explica mejor con Freud que con Marx. En lenguaje psicoanalítico, necesitan matar al padre.