El desconcierto

La inquietud del IBEX

Sin la existencia de Podemos y la inteligente renovación de Izquierda Unida, hoy gobernaría Rivera-Sánchez con el apoyo activo o pasivo de Cayo Lara. Este poder de los que no tienen Poder, por vez primera en muchas décadas, es lo que ahora inquieta a los que tienen Poder. Si aisladamente cada una de estas formaciones ha impedido ese gobierno de los poderosos ¿qué no podrán impedir una vez que se concrete la unidad de las fuerzas progresistas? No es una pregunta baladí, ya que los sondeos del CIS indican un práctico empate electoral— antes de que sean pasados por las manos de la cocinera Soraya Saénz de Santamaría— entre el Partido Popular y la coalición Podemos e Izquierda Unida.

Cuando los que tienen Poder se ven derrotados políticamente por los que no lo tienen, suenan todas las sirenas de alerta de los poderosos. Aún no ha pasado suficiente tiempo para calibrar la importancia de la derrota de la operación Gran Centro, que contó con el apoyo del Jefe del Estado, al facilitar el intento de investidura inviable de Rivera-Sánchez, y la estrecha colaboración del mundo financiero y su brazo mediático. Este guión del recambio, con el que pretendían continuar con la misma política antisocial, pero con nuevos políticos, ha sido roto por la negativa de Garzón e Iglesias a representar el papel subordinado que les habían asignado los de arriba.

Las derrotas políticas, máxime la sufrida por los poderosos en esta siniestra maniobra, suelen preceder a las derrotas electorales. De momento, los que sitiaban a los que no tienen Poder, aparecen sitiados. El fantasma del sorpasso aletea sobre el inquilino de la Moncloa, al que los propios poderosos buscaban sustituir haciendo circular durante todo un mes el camión de la basura de Rita Barberá. Camión que dejó de circular un segundo después de que alguien filtrase unos correos de la señora del Jefe del Estado con el yerno imputado del superpoderoso Villar Mir. Quemada la vela de Albert Rivera, no les queda más cera que la que arde, que es, precisamente, la de Rajoy.

Aun si el Partido Popular lograse superar en votos a Podemos e Izquierda Unida, esta inquietud de los que tienen Poder no terminará el 27 de junio. Sin mayoría absoluta— Rajoy más Rivera no la van a sumar—, volverán a vivir la angustia de estos últimos meses. No hay quien les puede garantizar que la posibilidad del gobierno progresista, que lograron frenar este invierno, no reviva este verano con mucha mayor intensidad. La onda expansiva de la unidad de los que no tienen Poder, encabezada por Garzón e Iglesias, puede generar todo un seísmo electoral. La existencia de una alternativa, no una mera alternancia de gobierno, es una novedad en el mapa político español.

Como ya no pueden dar marcha atrás, esa creación de los poderosos, que es Albert Rivera, es hoy todo un bumerán que les estalla en el rostro. Necesitan retomar el apoyo a Mariano Rajoy para levantar una muralla contra la amenaza electoral de Podemos e Izquierda Unida, con el lastre de Ciudadanos que, una vez más, va a dividir el electorado conservador. La pregunta que se hacen es: ¿cómo hacer frente a la unidad de los que no tienen Poder con la desunión de los que sí tienen Poder? Recurrir al voto útil es el más inútil de los recursos. Pudieron retirar a Rosa Díez, porque la torpeza de esta lideresa se lo puso en bandeja, pero Albert Rivera ha sabido emplear a conciencia la inversión de los poderosos. No les queda otra opción que la de ir juntos, pero separados, a la batalla del 26 de junio.

Cuando los que tienen Poder no pueden imponerse y los que no tienen Poder rechazan la imposición, estallan las crisis. Estamos en un empate político. Los de arriba no pueden, los de abajo no quieren. Lo viejo no acaba de morir, lo nuevo no acaba de nacer. Es, por definición, una situación muy transitoria que acabará resolviéndose en las próximas elecciones o en las siguientes. Porque si no se clarifica el 26 de junio, esta tensión dialéctica crecerá después del 27 de junio. La correlación de fuerzas habrá cambiado en favor de los que no tienen poder.