Opinion · El desconcierto

¿Por qué Sánchez necesita a Iglesias?

Aún no había acabado el recuento de votos y ya desde la noche del 28 de abril destacados analistas oficiosos del Ibex aconsejaban a Pedro Sánchez que burlara el veredicto de la soberanía popular. Por supuesto, vetando a las fuerzas con las que ha gobernado desde que barriera la basura del PP de la Moncloa. Como si se tratara de una consigna, ayer mismo lunes no había prácticamente un solo grupo editorial que no aconsejara asimismo la conveniencia de un acuerdo, tácito o expreso, del PSOE con Ciudadanos. Desde medios vinculados a la Casa Real, como el Grupo Godó, al Santander o BBVA, como el Grupo Prisa, se venía a sugerir que la Moncloa no debería respetar la voluntad electoral de la inmensa mayoría de los españoles favorables a la continuidad de un gobierno progresista. O sea, hablando en plata, hay que atar de manos y pies al presidente de Gobierno.

Una vez más, desde las elecciones de diciembre de 2015, se intenta que una amplia mayoría parlamentaria progresista no pueda hoy gobernar. Ocurrió en invierno de 2015, volvió a ocurrir en la primavera de 2016 y vuelve a ocurrir. Con uno u otro pretexto, quienes han sido derrotados por las urnas– sus dos partidos, liderados por Casado y Rivera, han sido barridos por los electores– tratan de darle la vuelta al resultado impidiendo que Pedro Sánchez pueda gobernar hoy con las restantes fuerzas parlamentarias progresistas. Todavía no es oficial el resultado de las elecciones generales y ya desde todos los medios de comunicación que controlan se atreven a dictar a Pedro Sánchez qué tipo de gobierno debe ahora formar. Desde algunos staffs mediáticos, cooptados por los grandes bancos, se pretende dirigir a quien como el presidente del Gobierno sí ha sido elegido por el pueblo español.

El manual del gobierno a gusto del consumidor del Ibex es variado. Desde los que aconsejan el contubernio con una de las tres derechas, Albert Rivera, a los que insisten en que el PSOE gobierne en solitario, a los florentinos que se avienen incluso a alguna posible incorporación ministerial decorativa de Podemos sin atenerse a programa alguno. La línea argumental es tan idéntica como la clara finalidad de romper la mayoría electoral. El pretexto oficial aducido, los 122 escaños del PSOE, olvida intencionadamente que una mayoría aritmética nunca es una mayoría política. Sin un gobierno de coalición o un sólido pacto de legislatura, basado en unos concretos objetivos políticos, una mayoría cuantitativa nunca pueda dar el salto a una mayoría cualitativa. Nadie mejor lo sabe que estos letratenientes del Ibex que se atienen al guión de los intereses creados.

Justo porque Pedro Sánchez no va a encontrar un aliado más fiel e inteligente que Iglesias, como se demostró a lo largo de los últimos nueve meses, los escribas sentados apuntan ya contra Podemos. Pese a la extraordinaria sensatez de los morados o precisamente por ello se dispara contra Pablo Iglesias. Como ya no pueden acusarles de radicales, ahora ponen el acento en que el PSOE se basta por sí solo para gobernar sin necesidad política alguna de un amplio apoyo parlamentario basado en los 164 escaños. Nada más falso. Quienes han sido ampliamente derrotados por las urnas del 28 de abril, la oligarquía a la que sirven estos analistas, necesitan separar al PSOE del resto de las fuerzas progresistas como primer paso para mañana enfrentarlas. Ya señalaba bien Carlos Marx en el 18 de Brumario que sin un coro, el solo progresista se convierte en un canto del cisne. 

Ese es el riesgo grave que corre Pedro Sánchez si cae en la mala tentación de separarse de Pablo Iglesias Sin una sólida mayoría, con un inequívoco programa social, las fuerzas democráticas no podrán hacer frente a la seria amenaza de Vox. Ni Casado, ni Rivera, son ningún problema para Sánchez; sí lo puede ser, por el contrario, el nacionalpopulismo si prende en los sectores populares golpeados por la crisis como han prendido ayer en Francia e Italia. Solo el PSOE y Podemos pueden dar esta batalla social si logran imponer la política social que la derrotada derecha elitista, Ciudadanos, busca siempre obstaculizar. Que hoy mismo el nacionalpopulismo no haya alcanzado sus elevadas expectativas no devalúa la gravedad de su irrupción en el escenario español. Ya se lo advertían la misma noche del 28 de abril desde Ferraz los socialistas que celebraban el triunfo de Sánchez: Con Rivera, no.

El tipo de gobierno que necesita Pedro Sánchez es, por supuesto, discutible. No lo es, sin embargo, la necesidad de un programa de gobierno progresista concretado, tanto en sus fechas como en sus objetivos, que pueda ser elaborado junto con Podemos y las restantes fuerzas progresistas. No se trata de ir contra el Ibex, ni mucho menos, sino que el Ibex no forme el gobierno Sánchez como contribuyeron a formarlo, sobre todo en el área económica, bajo los gobiernos de González, Aznar, Zapatero y Rajoy. El chantaje político que ya le plantea el Santander, BBVA, Prisa y Godó– pax mediática a cambio de un gobierno progresista– es tan solo el primer pulso que le echan los que no pasan por las urnas ni aceptan nunca su veredicto. Quien sufrió  el acoso y derribo del viejo PSOE, apoyado por todos los medios de comunicación, sabe muy bien lo que se juega.