Opinion · Fuera de foco

Eugeni Forcano: “El fotógrafo ha de ser un notario de su tiempo”

“La fotografía ha dado sentido a mi vida”. Eugeni Forcano i Andreu (Canet de Mar, 1926), Premio Nacional de Fotografía 2012, ni siquiera soñaba con ser fotógrafo, quizá por eso está tan agradecido a una profesión que ha desarrollado con pasión.

Desde que, con 16 años, fotografió una procesión en su pueblo, Canet de Mar, con una sencilla máquina, regalo de su madre, no ha parado. Fotoperiodismo, retrato, moda e incluso experimentación artística. Aunque nada para él como el reportaje: “Arrancar a la vida imágenes para la historia”.

A sus 86 años, tampoco esperaba ser galardonado con el Premio Nacional y pasar a formar parte de una lista en la que están escritos nombres como Ramón Masats, Chema Madoz, Alberto García-Alix, Joan Fontcuberta, Cristina García Rodero o el recientemente fallecido Pablo Pérez-Mínguez.

“Es un reconocimiento que me hace feliz”, asegura desde el otro lado de la línea telefónica durante esta entrevista. “Produce alegría que reconozcan el trabajo de uno”.

El jurado, que ha anunciado el premio esta semana, ha reconocido “por unanimidad”  la “extraordinaria calidad de su trabajo, la perdurabilidad de sus imágenes, su larga trayectoria, destacando su capacidad de innovación y experimentación en el lenguaje fotográfico”.

Fotógrafo autodidacta, comenzó a trabajar “casualmente” en el semanario Destino, con 34 años, tras ganar un concurso de la publicación. “Cuando Nèstor Lujan y Josep Pla vieron mis fotos me llamaron para trabajar como colaborador y hacer las portadas. Esto cambió el sentido de mi vida porque yo ni imaginaba llegar a ser fotógrafo“.

Durante su carrera colaboró también con la Editorial Seix Barral, las agencias Roldós, France-Presse y Dalmas o la revira Don, donde trabajó, entre otros, con Jaime Gil de Biedma y Juan Marsé. En los setenta se dedicó a la fotografía publicitaria y de moda en Francia y Suiza.

“Con las portadas de Destino me entregué de lleno y la popularidad me llegó con ellas. Me vinieron a buscar de todas partes y tuve la oportunidad de abrirme camino y más tarde dedicarme a la moda que es lo que hizo que ganara dinero. Con el dinero pude comprar espacios de libertad y hacer las cosas que me gustaban, que era fotos sobre todo de reportaje e investigación.

“La historia se escribe con imágenes”

Porque, aunque asegura haber disfrutado de todos los estilos fotográficos y haberlos practicado “con pasión y con ilusión”, reconoce el reportaje como el gran género. “La historia se escribe con imágenes, y un fotógrafo tiene que ser notario de su tiempo”, reflexiona.

Eugeni Forcano ha pretendido en su trabajo “captar la vida como es”, sin artificios, y “a la gente tal y como se expresa”. Así, sin artificios, con su Rolleiflex 6×6 disparada con discreción desde la cintura es como tomó algunas de sus imágenes más memorables.

“Usaba la Rollei porque la maquinaria no hacía ruido. Además es una cámara con la que tú puedes mirar de frente y fotografiar de lado y la persona que retratas no se da cuenta. De hecho una cosa que siempre he evitado es colocarme la máquina a los ojos para no llamar la atención“.

De este modo consiguió, en época franquista, una de las portadas de ‘Destino‘ que más repercusión tuvo: “Me fui a la playa y encontré a unas monjas con aquellos sombreros blancos grandes, Me impresionó porque en aquella época no se veían monjas en la playa, entre chicos y chicas en traje de baño. Cuando la publicamos el arzobispo de Barcelona, que era general militar, nos llamó al director y a mí porque creían que aquello era un montaje, pero no lo era”.

Barcelona

Antes del Nacional de Fotografía, el reconocimiento le llegó desde su tierra. En 2009 obtuvo la Medalla de Oro al Mérito Artístico del Ayuntamiento de Barcelona y este año la Cruz de Sant Jordi.

En Barcelona desarrolló parte de esa pasión por el reportaje y por “retratar la vida”. En sus calles buscó dejar ese testimonio a través de la mirada privilegiada de su objetivo.

“Procuraba acercarme a la gente, sin distinción. A veces hacía fotos de la burguesía, montando a caballo, pero inmediatamente después, las hacía en el puerto de la gente humilde que iba en aquellos transportes. Buscaba el contrapunto entre los que vivían bien y la gente que sufría para ganarse el pan cada día”.

En 2009 cedió 650 fotografías al Archivo Fotográfico de Barcelona. Una parte de ellas han sido expuestas en la muestra, La meva Barcelona, también se puede visitar por internet.

Imágenes: Eugeniforcano.info

Trabajo inédito

Una parte importante del trabajo de Eugeni Forcano es inédito. Sobre todo su época de experimentación fotográfica y sus imágenes surrealistas.

“Me propuse un desafío. ¿Si los pintores necesitan de la pintura y el pincel por qué los fotógrafos no usan la luz como generador de imágenes?. No para iluminar, sino para crear imágenes. Estuve seis años trabajando e investigando día y noche, hasta que descubrí una nueva forma de expresión que consiste en provocar el azar a través de la luz. Son imágenes insólitas en color e inesperadas. Es un mundo fantástico de fotos de las que aún se ha publicado sólo una parte, aún tengo inédito todo mi trabajo para poder presentarlo.

Eugeni Forcano, que no soñaba con ser fotógrafo, se encuentra a sus 86 años recopilando y ordenando el trabajo de toda una vida “que es bastante grande”, según asegura con humildad. Como una serie de imágenes del escritor Josep Pla, “que es un testimonio único de un personaje con el que tuve un contacto enorme”, que va a donar a la Casa Museo Domenech i Montaner, de Canet de Mar, donde cuenta ya con una exposición permanente.

Su mirada al futuro ve con optimismo una era en la que, en lo fotográfico, abundan más ya los móviles e internet, que las viejas Rolleiflex, pero deja un consejo para futuras generaciones: “Que no falten en el mundo profesionales reporters que dejen continuamente testimonio de la vida cotidiana”.

Algunas imágenes de la colección La meva Barcelona:

Sorpresa!, 1965.- EUGENI FORCANO / Arxiu Fotogràfic de Barcelona
 
 
La innocència a la finestra,1965.- EUGENI FORCANO / Arxiu Fotogràfic de Barcelona
 
 
La mirada insondable. Montjuïc. Barcelona, 1963.- EUGENI FORCANO / Arxiu Fotogràfic de Barcelona
 
 
Descapotables dels anys seixanta, 1963.- EUGENI FORCANO / Arxiu Fotogràfic de Barcelona

Saber más:

Web de Eugeni Forcano
Arxiu Fotogràfic de Barcelona
Premio Nacional de Fotografía