Malo Será

El alcalde al que le repugnan los bufones

 

Hace varios años, muchos años, estaba de moda eso de que los reyes contrataran bufones —muchos eran hasta parte de la corte— para verse a sí mismos más humanos. Más mundanos. Hoy reyes como los de entonces no hay, aunque sí queda quien, sin ser monarca, se ve con poder absoluto. Tampoco hay bufones como los que tiempo ha pintó Velázquez, pero sí quien mantiene viva la tradición. Ejemplos de los dos casos hay bastantes, pero para el caso nos valen dos: Gerardo Conde Roa y Leo Bassi. El primero es alcalde de Santiago de Compostela con mayoría absoluta. El segundo, cómico, payaso, clown, bufón al fin y al cabo.

Para llevarle la contraria a la historia, Conde Roa ha preferido cancelar la actuación que Bassi iba a ofrecer en Santiago. De hecho, el bufón le «produce especial repugnancia». «No tengo ningún problema en decir que en Santiago de Compostela Bassi no es una persona que culturalmente nos pueda aportar nada», opina el alcalde. Bassi, con quien nadie se ha puesto en contacto, ha denunciado que la cancelación de su espectáculo «es un ataque a la libertad de expresión y a la elección para el público» ya que el acto «no estaba subvencionado» sino que fue «organizado a taquilla» alquilando sus organizadores el Teatro Municipal de la ciudad.

El bufón, sin embargo y debido a que ya está bastante hecho a este tipo de censuras, no pierde el humor y puede que haya dado con el porqué de la decisión de Conde Roa: no quiere que nadie compita con «sus propuestas culturales». Por otra parte, además de reconocer que si le sucede esto es que algo estará haciendo bien, Bassi ya ha comenzado a buscar «informaciones sobre la relación entre el alcalde de Santiago y el Opus Dei».

---

Actualización 19.30: Leo Bassi acaba de anunciar que le han ofrecido otro espacio en Santiago para que pueda representar su espectáculo. Confirmará en unas horas en su Twitter: @bassileo