Principio de incertidumbre

El verdadero independentismo

Un río independentista recorrió las calles de Barcelona en la Diada. Explosión reivindicativa de los derechos históricos de los ciudadanos catalanes que se consideran nación y Estado, amparándose en sus sentimientos y en su historia. Si cambian ustedes la palabra ‘catalanes’ por ‘españoles’, tendrá la exaltación contraria que se vio tanto tiempo en blanco y negro en el NO-DO y, también en el presente, cuando el turnismo bipartidista de Rajoy (Cánovas) y Rubalcaba (Sagasta) estima que toca celebración en la madrileña calle Génova, pequeño refugio espiritual de Europa donde se encuentra la sede del PP.

Patrias y banderas... en fin. Qué rollo. No me esperen en ese debate de la defensa del trapo nacional de España ni el de otros que se consideren un país. Resuelvan ese entuerto sin mí y quédense a gustito trazando a lápiz cuantas fronteras quieran. Yo no pondré ni una pega, ni una cara de disgusto, pues no me emocionan las disquisiciones patrióticas del terruño como tampoco me exalto cuando veo la prueba atlética de los 50 kilómetros marcha. No tengo la sensibilidad suficiente, ¡qué se yo!

Pero como la actualidad es la Diada, hablemos de lo de ayer. De ese éxito pacífico de los que, en su legítimo derecho (y esto es un subrayado), no quieren ser España y sí Catalunya (o País Vasco o lo que demonios quieran). Hablemos de ese millón y medio de personas de todos los colores y sabores que bramaron por la independencia como solución a sus males junto a nueve consellers del Gobierno de la Generalitat, junto a Duran i Lleida –que con heroísmo se jugó el menisco por la patria-, Iñaki Anasagasti –que pasaba por allí- e, incluso, al lado de un señor que se parecía a José Mourinho.

"Hemos venido a hacer historia", dijeron los organizadores de la marcha. Porque eso es lo ¿gracioso? del tema. Ver a esos cientos de miles de personas marchar junto a quienes votan y les cierran los quirófanos y les cobran por el tupper en el comedor público de la escuela. Y es que si nos cierran los hospitales, al menos que el precinto de las cerradas puertas tenga el color de la senyera. Luego la historia nos absolverá, o nos disolverá, no recuerdo bien el dicho.

Porque lo dice Artur Mas: el problema de Catalunya es la financiación injusta y no otra cosa, como digamos las políticas neoliberales que su partido aplica desde tiempos inmemorables y puyolistas (sálvese el defensa central del Barça). Hay más de 600.000 parados en Catalunya por eso, por no lograr la independencia, claro. Se aplican recortes brutales por eso: por estar cosidos a España.

Seguro que piensan que la financiación privilegiada se la está quedando Madrid, o peor, Andalucía. Pues permítame que les haga una revelación al señor Mas y a otros senyeristas: en Madrid también se rozan los 600.000 desempleados. ¿Y es que saben una cosa? En Madrid y en Catalunya gobiernan los mismos. Sí. Los neoliberales, los que teorizan que recortando en tiempos de crisis harán crecer la economía. Los mismos que mandan en Europa.

Así que gasten sus fuerzas si quieren en luchar por la independencia o, por el contrario, porque no se rompa España. Y al día siguiente sus grandes poderes financieros cambiarán de país, si así lo deciden ustedes, sin cambiarse de sitio y sin perder su poder; los mismos partidos que gobiernan, votados por ustedes, cambiarán de Estado sin cambiar sus políticas ni la calle de su sede. ¿Independencia? Si así lo desean... Yo lo tengo claro: la verdadera independencia es aquella en la que los de abajo se independizan de los de arriba. La verdadera independencia es desprenderse del pensamiento económico único. Cambiarse la bandera del collar no significa desprenderse de él. Eso es sólo un entretenimiento confuso que los fabricantes de collares le dan al pueblo. La independencia es la que necesitan las clases bajas y medias de España y de la Vía Láctea. Así debería entenderlo todo el mundo. O al menos la izquierda, que a veces se deja la piel en esas luchas ideológicas que ni le van ni le vienen.

______________________________________________________________________

Estoy en Twitter y Facebook

______________________________________________________________________