Opinion · Sombreros de colores

El Sistema Nacional de Salud, el mejor servicio público de España (I): preocupaciones

Sin duda, el Sistema Nacional de Salud es el mejor servicio público de España. No hay discusión en ello. De todas formas, tiene márgenes importantes de mejora y tiene aspectos que generan, y más en estos momentos, inestabilidad:

  • no es igual para todos (no en todas las CC.AA. se da las mismas prestaciones)
  • tiene un Consejo Interterritorial que es un escenario de batallas partidarias
  • a veces se confunden líneas de actuación de futuro que permitan reforzarlo con un conjunto de amenazas que conducen a una visión que no sabemos hacia donde nos puede conducir.

Y si no, vamos a las hemerotecas de estos últimos días en un planteamiento “casi” orquestado. Vicente Baos comenta que es como si estuvieran siguiendo un manual de estrategia política, pero sin aparecer responsables directos de los desatinos, errores e ineptitudes).

Así leemos sobre las cuentas de la sanidad, la financiación, la quiebra, los recortes, el copago como gran apuesta de algunos sectores, o si las competencias de las CCAA deberían o no devolverse al Estado,

Y el resultado de tanta palabra escrita, nos preocupa.

1. Nos preocupa leer que el dilema es: reducir drásticamente el gasto sanitario, desmantelando buena parte de su modelo social, o conservar una sanidad de primera, con recortes en elementos no esenciales y aumento de ingresos por la vía de un copago que incorpore criterios de equidad, según el poder adquisitivo de los pacientes. Y nos preguntamos ¿Sólo hay estas dos opciones?

2. Nos preocupa la visión sesgada de “las cuentas de la morosidad” del sistema sanitario, con datos globales sin entender la población de cada CC.AA.

Alberto Fernández, epidemiólogo, compañero y profesor de la EASP ha trabajado sobre los mismos datos que veíamos la semana pasada sobre la deuda farmacéutica en la que nos encontrábamos que la que más debe es Andalucía, seguida de Comunidad Valenciana, Castilla y León y Madrid a un escenario, basado en gasto farmacéutico por habitante (utilizando datos del INE) encabezada por Cantabria, seguida por Castilla y León, Comunidad Valenciana y Murcia. Es evidente que habría que tener en cuenta otras variables como edad, migración, …, pero parece que EL PAÍS está introduciendo el copago de manera subliminal, si o si. ¿Por qué ahora? ¿Por qué con una apuesta tan a las claras?

3. Nos preocupan las palabras del artículo de Ana Pastor, persona que siempre ha sido partidario del pacto sanitario marcar distancia al consenso al hablar de agujero y deuda y arremeter contra (“Cuando dejamos el Gobierno de España, las cuentas sanitarias estaban saneadas. Casi 8 años después el agujero es de 15.000 millones de euros. Una política económica lamentable …; ni una sola reforma estructural en el sistema sanitario;… 4 ministros de Sanidad y cada vez más deuda”). ¿Por qué ahora y con tanta vehemencia y distancia?

4. Nos preocupa que ahora hablemos de deuda y no se haga énfasis en que el volumen del gasto sanitario total no es exagerado (6% del PIB) o en como dice Vicenç Navarro: España es uno de los países de la UE-15 donde se gasta menos por habitante en sanidad pública, (1.673 euros ). Lo que es verdad es que el sector sanitario en España está mal financiado. Nos preocupa que se plantee desde diversos sectores el copago como única solución (modificando el diseño del copago farmacéutico, eliminando la distinción entre activos y pensionistas; incluyendo los medicamentos hospitalarios de dispensación ambulatoria; introduciendo un copago fijo en las visitas y en las urgencias y tasas por servicios complementarios cubiertos y precios públicos por prestaciones actualmente no cubiertas). ¿Porque hay gente que dice que no hay que temer el copago sanitario? ¿Por qué cuando interesa, se utilizan las comparaciones con los países de la UE (“en nueve de los 15 países de la UE-15 existen copagos para todos los tipos de servicios”) y en cambio se obvia hablar de porcentaje de PIB? ¿Porque se insiste que el coste de la salud pública tiende al infinito y no se plantea maneras de utilizar la evidencia no sólo en fármacos, sino en pruebas, en tecnología, en cartera de servicios,…..?, ¿Por qué se le da mayor publicidad al estudio (SEMERGEN) de opinión de los médicos de atención primaria favorables al copago y no a la evidencia que plantea la SEMFYC contrarias al mismo?

5. Nos preocupa que las únicas medidas posibles por parte de determinados sectores sean las puestas en marcha por el nuevo Gobierno de la Generalitat de Catalunya de recorte del gasto público, Algunos expertos apuntan que el descenso del gasto público puede implicar un aumento del gasto privado, en beneficio de las compañías de aseguramiento sanitario privado. Y a ello le añadimos nuestra preocupación por las propuestas que hacen libros verdes o blancos (como”el libro verde sobre la sostenibilidad del SNS’), que recomiendan, en estos momentos ampliar el régimen de conciertos con la sanidad privada, externalizando los servicios no sanitarios y gestionando con criterios empresariales, extender el copago a otras prestaciones sanitarias (además de los medicamentos). ¿Por qué desde algunos sectores se apoya una desgravación del aseguramiento privado?¿Por qué ahora todo lleva a una sola respuesta?

6. Nos preocupa que se diga que España y sus comunidades autónomas no se pueden gastar más en sanidad pública (“hay que acometer reformas de calado en el sistema o antes de lo que nos imaginamos puede llegar la quiebra”), cuando es evidente un problema de ingresos, que son de los más bajos de la UE-15.¿Porque en estos momentos se dice que las comunidades autónomas deberían ceder al Estado aquellos servicios sanitarios que garanticen economías de escala? ¿Porque se habla de que “recentralice o reunifique” gran parte de los servicios sanitarios transferidos?

Preocupaciones a las que creemos que hay que dar solución, teniendo claro que la respuesta no debe ir sólo en una dirección, ni debe plantearse en forma de dilema, sino que sería deseable que se planteara como un conjunto de recomendaciones que ayuden a solucionar el sistema. El mejor servicio público de España necesita propuestas de mejora que sirvan para su consolidación y no para entrar en una senda que nos llevará a…….