Sombreros de colores

¿Qué sanidad nos espera?

Ya sabemos quien será el nuevo presidente del gobierno y con ello podemos intuir algunos aspectos de la política sanitaria que viviremos los próximos años en el conjunto de España, que tiene un SISTEMA SANITARIO con BUENA SALUD.

Pero es evidente que no lo sabemos todo, ¡ni much menos! Aún no sabemos quien será la persona que ocupe el despacho del Ministerio de Sanidad, si al final hay Ministerio  (La Consejera de salud de Baleares al preguntarle sobre el tema no se definió clramente). No sabemos como se abordará el déficit, si habrá recorte de prestaciones, si se unificarán carteras de servicios y calendarios vacunales, si.......

De todas formas, estos primeros días post elctorales oimos hablar otra vez de copagos, de ticket moderador, de pago por receta, de extender estas medidas que plantea  Cataluña al resto de España, de que el gobierno de la Generalitat no tiene competencias para poner pago por receta, de que los empresarios plantean copago en casi todo, que a parados se les quita la tarjeta sanitaria,.....

Pero las medidas que se pongan en marcha ¿serán capaces de mejorar (o como mínimo mantener) la buena salud del sistema sanitario español?

DIAGNÓSTICO:

La buena salud del sistema sanitario español se sostiene con buena nota por las valoraciones de la cercanía de los centros, el trato y la confianza en el personal. Y lo lastra las listas de espera tanto en consultas como en pruebas diagnósticas.

En 2011, España destinará más de 67.000 millones de euros a sanidad, el 90% por parte de las CC.AA. con una media de 1.635 euros de gasto por persona que dan unos resultados de una esperanza de vida de 81,9 de años (78,9 en hombres por 84,9 en mujeres). 384.933 defunciones hubo en 2.009 destacando las enfermedades circulatorias, los tumores, las enfermedades respiratorias, digestivas o neurológicas.

En la actualidad España cuenta con 10.154 consultorios locales, 2.979 centros de salud y 794 hospitales, con una cama por cada 286 habitantes, un hospital por cada 58.127 españoles, con 7318 equipos de alta tecnología (TAC, resonancia magnética, mamógrafos, PET, litotricia,…), 219.031 médicos colegiados, de los cuales 34.642 trabajan en la atención primaria pública y 75.997 en un hospital público y 255.455 enfermeros colegiados, de los cuales 213.351 son mujeres.

Junto a estos datos, tenemos que un español visita su centro de atención primaria, 8,5 veces al año y acude 1,8 veces al año a una consulta del hospital, además de que 6 de cada 10 va a urgencias al año, 1 de cada 4 partos termina en cesárea y 11 de cada 100 son ingresados cada año, 3 de ellos en la privada. Y los medicamentos para la Hipertensión arterial, para bajar el colesterol y las otras grasas y los protectores del estómago son los más utilizados.

Con este diagnóstico podríamos decir que la salud de nuestro sistema sanitario es buena, de la cual debemos sentirnos orgullosos en Baleares y en Andalucía, en el País Vasco y en Galicia, en Madrid y en Extremadura.

DEL DIAGNÓSTICO al TRATAMIENTO:

Ante ello, hay quien diría que me quede como estoy. Otros plantean la necesidad de mejorar en determinados aspectos y que no hacer nada no es la solución acertada. Mientras que algunos quieren un cambio radical.

Nosotros pensamos que tenemos un buen sistema al que le falta "oxígeno" para respirar mejor en algunos momentos y en algunos temas. Entre las peticiones que hacen los partidos políticos que aspiran a gobernarnos destaco estas 17, una por CC.AA.:

1. Desarrollar un sistema de salud pública que aplique políticas de salud, de prevención, promoción que sirvan a la gente.

2. Salud para todos con énfasis en los que menos tienen

3. Trasparencia, ética e información

4. Participación real (o virtual, a través de medios tecnológicos y/o redes sociales) de la ciudadanía.

5. Dar poder a la gente para que tome sus decisiones informadas

6. Que se preocupen de nuestra salud, no solo de la enfermedad

7. Que nos ayuden a estar más activos en salud, con posibilidades reales de más ejercicio físico, mejor alimentación, menos grasas, menos bollería.

8. Mantener la sanidad para todos y garantizar el derecho a la salud de la misma forma a todos los ciudadanos, vivan donde vivan

9. Poner en marcha un PACTO por la sanidad, sin el copago, pero si recortando cosas que se hacen que no nos ayudan a estar más sanos.

10. Que haya dinero suficiente para la sanidad

11. Que no haya gastos superfluos y de cosas que no sirven o que no están probadas

12. Destacar el papel de los profesionales para que no estén desmotivados

13. Que los profesionales estén bien formados para dar la mejor de las atenciones

14. COORDINACIÓN de profesionales de atención primaria y de los hospitales

15. Más medios en los centros de salud

16. Que los ciudadanos tengan un espacio para plantear sus deseos, expectativas, necesidades,…y que se les tenga en cuenta con derechos para la ciudadanía

17. Que los avances científicos repercutan en mejorar el abordaje de las enfermedades, potenciando la investigación