Sombreros de colores

La felicidad es la ausencia de miedo

La felicidad dice Punset es la ausencia de miedo y Marina añade: La felicidad tiene que ver con mi bienestar.....y el bienestar del otro. 

Estas dos reflexiones o principios enmarcan el contenido de lo que vamos a comentar, en un entorno donde se quiere poner miedo y donde decimos nosotros que DONDE HAY MIEDO, NO HAY QUE METER MÁS MIEDO, NO ES BUENO.

 El Director del Público escribía hace una semana sobre el miedo y la filosofía que inspira  la reforma laboral: "El Gobierno confía en la eficacia del miedo al despido como elemento dinamizador del mercado de trabajo". Y nosotros escribíamos hace unos meses: "el miedo, protagonistas de este mundo avanzado, lo convierte en frágil".

Y hacíamos un repaso por algunos miedos existentes: Miedo a los recortes, miedo a que la palabra crisis domine la vida diaria, miedo a los cierres, miedo a las bajadas de sueldo, miedo a qué harán mañana las bolsas, miedo al paro, miedo a la recesión, miedo a la depresión, miedo a la prima de riesgo, miedo a la exclusión, miedo a no levantar cabeza, miedo a la indefinición, miedo a no saber hacia donde vamos, miedo a no conocer el mañana, miedo a la no visión de futuro, miedo por los que ya no tienen ni paro, miedo a las decisiones de los "líderes", miedo por los que todos en su familia están parados, miedo a no tener claro que nos lo cuentan todo, miedo a que gente se hunda, miedo a la quiebra de países, miedo a no poder discrepar, miedo a no poder debatir, miedo a no poder contradecir, …..Miedo al cierre de plantas en verano o de centros de salud, miedo al cierre de urgencias o de farmacias, miedo al cierre de servicios o de plantas, miedo a la falta de suministros de medicamentos o al copago o repago, miedo a que las prestaciones por la dependencia no se pongan en marcha o no lleguen o a seguir poniendo la palabra déficit en la sanidad delante de la mesa, e incluso miedo a perder la  cobertura universal, la gratuidad y las prestaciones de gran calidad y con ello miedo a que la pobreza  nos quite años a la vida y vida a los años, miedo a que la crisis, el paro, la exclusión nos haga más infelices y menos saludables, miedo a volver a empezar con tasas muy altas en enfermedades que ya estaban normalizadas, miedo al aumento de la enfermedad en relación con el paro y pobreza, miedo a perder calidad de lo que damos,…..

El miedo a quedarse en paro condiciona el rendimiento de los trabajadores. La inseguridad laboral y el temor de muchos trabajadores por quedarse sin empleo acaba afectando negativamente a su rendimiento profesional, ya que genera insatisfacción y falta de compromiso en su trabajo. Y además, la sensación de que se va a perder el puesto de trabajo empeora los niveles de satisfacción sobre otros aspectos de la vida, como la familia, la salud, la situación económica y el balance entre trabajo y tiempo libre.

Y a medida que aumenta el temor al desempleo, mayor es el nivel de inseguridad laboral. Y es que la pérdida de empleo genera más ansiedad, induce una mayor contención del gasto doméstico y quizás reduce de modo indirecto algunas actividades o hábitos que tienen efecto beneficioso sobre la salud. Existe correlación entre la pérdida de empleo y la depresión, ansiedad, abuso de drogas (especialmente alcohol) y aumento de las conductas antisociales. Puede suceder que las familias más afectadas por la crisis decidan reducir el gasto en alimentos y ir a buscar algunos más baratos y quizás menos saludables. Se reducen los presupuestos para actividades deportivas que hay que pagar (por ejemplo, gimnasios, clubs deportivos o centros de fitness privados), con lo que disminuimos en estilos de vida saludables con el riesgo del sedentarismo y la obesidad. Las reducciones del gasto afectan a determinadas prestaciones sanitarias no cubiertas por nuestro sistema público de salud, como la gran mayoría de servicios odontológicos. La crisis afecta al personal sanitario que ha visto reducida su capacidad adquisitiva.

A pesar de todo ello, hay que trabajar en como vencer al miedo para que no pase de un miedo equilibrante a un miedo tóxico, que puede dañar nuestra salud y bienestar, basado en responsables, jefes, políticos que contagian miedo y ansiedad.

Se ha utilizado el miedo a lo largo de la historia como sistema de gestión de equipos de trabajo. En la actualidad todavía existe más de un 50% de empresas que gestionan basándose en el miedo: miedo a la pérdida de poder,  miedo al rechazo, miedo a hablar en público, miedo al fracaso, miedo a la pérdida de poder, miedo a no llegar a fin de mes y miedo al cambio, miedo cuando nos enfrentamos a determinadas situaciones laborales: presión por los resultados, luchas de poder, riesgo de despidos y, por supuesto, temor, ansiedad o estrés..
Y es que ¿Quién no tiene miedo? Todos sentimos miedo en algún momento en nuestra vida. El miedo es una emoción defensiva, una respuesta con la que nacemos; es el miedo asociado a la prudencia. El problema viene cuando el miedo parece que lo invade todo. Y es que en una situación de miedo, nuestro cuerpo sufre, el corazón palpita con más velocidad, las pupilas se dilatan, se producen las "hormonas del miedo" y perdemos nuestra capacidad de desarrollar todo nuestro potencial: y el miedo puede dañar nuestra salud y bienestar. Y la realidad es que donde hay miedo no es BIENO poner más miedo porque sino hace que huyamos de él.

 DESAFÍOS ante el miedo.

  1. El primero consiste en liberarnos de la gran cadena del miedo: desarrollar todo nuestro potencial, a menudo encorsetado por nuestras propias inseguridades.
  2. El segundo, evitar la gestión basada en el miedo y optar por otra alternativa mucho más rentable: la basada en el talento, el cambio y la innovación. El miedo ha sido el modelo clásico de gestión, sin embargo los éxitos del pasado no garantizan los del futuro.
  3. Si sientes miedo por algo afróntalo. ¿Cómo se afronta un miedo? Indagando sobre sus causas. Lo normal es que proceda de tu inseguridad. Cuanto más inseguro/a seas más miedo sentirás. Un método práctico para afrontar el miedo puede ser ponerse en lo peor. ¿Qué es lo peor que me puede suceder en estas circunstancias? Es el momento de elegir qué hacer: analizar la sensación de miedo y escuchar cómo nos suena: objetivo, exagerado, etc.
  4. Muchas personas tienen miedo de descubrir que brillan como una estrella en el firmamento. Elige si quieres guiarte por tus miedos o por tu pasión.
  5. Frases para cerrar: "Cuidado con los sueños porque se hacen realidad".  Donde hay miedo no metas más miedo. CONTAGIA EMOCIÓNLa felicidad tiene que ver con mi bienestar.....y el bienestar del otro. LA FELICIDAD ES LA AUSENCIA DE MIEDO.