Sombreros de colores

Lecturas para Mato y Rajoy: ¿Por qué un gobierno debe invertir en salud?

Impulsar la inversión en salud pública, fomentar la universalidad sanitaria, no al copago a las personas con menos recursos y poner énfasis en el abordaje de enfermedades no transmisibles son algunas de las principales recomendaciones del Informe Global health 2035, presentado por 'The Lancet', revista de prestigio internacional para la que una comisión científica ha generado el informe, Global Health 2035, en el que sugiere la posibilidad de reducir inequidades sanitarias a escala mundial, prestando especial atención a los países con ingresos medios y bajos, con el mensaje de que: "Las desigualdades entre países se pueden reducir en una generación". Y lo ofrecemos para su lectura a Mariano y a Ana, o sea, a Rajoy y Mato o a Mato y Rajoy.

Cuatro claves para de aquí a 20 años:

La primera se refiere a los importantes beneficios derivados de la inversión en salud, con la necesidad de reenfocar las inversiones en salud pública y las mejoras en los servicios sanitarios, ya que este crecimiento sostenido de las inversiones en salud a nivel mundial se encuentra ahora en una fase de incertidumbre.

Mejoras espectaculares en la supervivencia infantil han tenido lugar desde 1990 : muertes de menores de 5 se han reducido de 12,6 millones en 1990 a 6,6 millones en 2012 . Sin embargo, casi la mitad de esa mejora proviene de sólo dos países - la India y China, mientras que 38 países han visto aumentar o sin cambios en el número absoluto de muertes de menores de 5 años o de muertes de recién nacidos .

Y nos preguntamos, ¿por qué un jefe de Estado o mejor dicho, un gobierno en su conjunto deben  invertir en la salud ? Lograr el disfrute de un nivel de salud más alto; el logro de la equidad en salud como dimensión de la justicia social son fundamentales. Pero estos argumentos son a menudo insuficientes para convencer a los ministros de Economía y Hacienda. Y hay que saber que además de mejorar la salud , la inversión en salud es también una inversión en prosperidad, en protección social y financiera y  en la seguridad nacional .

En segundo lugar, se habla de la posibilidad de generar una convergencia en salud, lo que derivaría en una reducción de la mortalidad en 2035 de hasta un 10 por ciento. Para ello, se apunta la necesidad de:

  1. Invertir en sistemas de información
  2. Mejoras tecnológicas
  3. Iinversión en investigación sanitaria que debería doblarse de aquí a 2020.
  4. Proteger la salud pública, incluidas la prevención y la promoción de salud.

En tercer lugar, las políticas fiscales elevando las tasas ligadas al tabaco e invertiendo en intervenciones clínicas más coste-efectivas son dos de las recomendaciones a promocionar.

En cuarto y último lugar, The Lancet sugiere alcanzar la universalidad sanitaria de forma progresiva, y concreta dos medidas:

  1. que la cobertura pública cubra todas las intervenciones esenciales y
  2. que las personas con ingresos bajos queden exentas de posibles pagos (o copagos).

Como conclusión, los autores de 'Global Health' 2050 ven posible "ganancias muy importantes" en salud global de aquí a 2035. Y apuntan que al menos seis grupos de instituciones que deben trabajar en esa línea .

En primer lugar , las instituciones de información. Estas funciones de información van desde los sistemas de información de salud adecuados a las instituciones de generación y transferencia de conocimiento , como las escuelas y las universidades.

En segundo lugar, las instituciones de deliberación - parlamentos, los medios de comunicación , la sociedad civil , e incluso el poder judicial, para debatir las prioridades nacionales.

En tercer lugar , las instituciones de financiación de la asignación eficiente de las inversiones en salud .

En cuarto lugar, las instituciones de la administración: las estructuras organizativas que aseguren el liderazgo y la gestión adecuada del sistema de salud y de los sectores no sanitarios que contribuyen a la salud.

En quinto lugar, las instituciones normativas que establecen las normas, producen pautas, aseguran las mejores prácticas  para reforzar la calidad y la rentabilidad de los servicios de prevención y tratamiento que ofrece el sistema de salud.

Y, por último, las instituciones de rendición de cuentas, es decir, la evaluación independiente para revisar, y corregir las deficiencias en el sistema de salud.

Una segunda cuestión contextual que plantea el informe es la noción de desarrollo sostenible en sí.  Se trata de tomar en serio la salud de las generaciones futuras. Y se trata de repensar los modelos económicos en los que nuestras actuales sociedades altamente consumistas dependen. El tipo de economía que se necesita para ofrecer el desarrollo sostenible e inclusivo es probable que sea muy diferente de la economía de hoy.

La tercera y última cuestión contextual es el significado de la salud misma. Invertir en salud es invertir en la capacidad de recuperación. Salud sin capacidad de recuperación es insostenible. Resiliencia sin salud no cumple una de las cualidades.humanas más importantes.