El grito en el suelo

De Gallianos y Vasiles

Yo no vendo soluciones
ni cuento cuentos de hadas,
respondo por mis canciones
que no sirven para nada.

Pero sé, maldita sea,
que si ha llegado la hora
de bailar con la más fea
urge conquistar la aurora

de la vida cotidiana
que es más vida que la vida
que nos dan por la ventana
de la tele envilecida.

De las modas al dictado
de Gallianos y Vasiles
que predican predicados
del gusto de los reptiles

y hacen trajes a medida
de la incuria de la gente,

de la usura desmedida,
de las uñas y los dientes.

Porque la crisis arrecia
en este mundo insensato
y la banca no es tan necia
ni lo barato, barato.

Y a la izquierda derrotada
se le ha fundido la luz
y la derecha enrocada
entre la espada y la cruz

no piensa más que en el trono
monclovita y el parné
mojado en agua bendita
y en ¡A por ellos oé!

Lo peor del malvivir
en este país malsano
es que nos den a elegir
entre DEC y Gran Hermano.