El grito en el suelo

Whitney, Atenas, Gürteladas

Whitney Houston naufragó
cansada de dar la nota
como otra muñeca rota
con calambres en la voz.
En la baraja del pop
desde ayer falta otra sota,
moreno cuerpo de jota
que nos deja más viudos.
Queda el Serrat que no es mudo
y el juglar de Minnesota.

Contra el euro y por el dracma
brama la noche de Atenas,
entre el espanto y la trena
arde la plaza Sintagma.
Lacrimógena la pasma
tira bombas en cadena,
la basca se desmelena
contra el ogro financiero
que, el 14 de febrero,
San Cobardín envenena.
La reforma laboral
deja en bragas al currante
como hizo con sus votantes
el Rajoy electoral.
Los mamporreros del GAL,
falange y narcos mediante,
jartos de tanto talante
se vengan a gürteladas
con otra pinochetada
del cuesta abajo firmante.