Entre leones

Por el colesterol chungo, claro

A este PSOE de la Comisión Gestora no lo salva ni el Guerra. Sí, ni Alfonso Guerra, que se coló el pasado fin de semana en Gijón para sacarle las castañas del fuego a Javier-Autoridad Moral-Fernández.

Guerra elogió la oposición que está haciendo el PSOE por estar obligando al Gobierno a hacer continuas concesiones: la ley mordaza, el salario mínimo, la LOMCE, etc.

De facto, el otrora vicepresidente del Gobierno vino a santificar la gran coalición que empieza a gobernar a España, con más ruido que nueces, en los días que corren.

En fin, allá él. Lo que está claro es que Guerra no actuó con tanta candidez y generosidad cuando le tocó estar en el meollo del poder. ¿Se acuerdan a quién llamó tahúr del Mississippi en un debate parlamentario? ¿Por qué no apoyó el PSOE a Calvo Sotelo tras el 23-F?

Esta posición, esta oposición, está amnistiando con cada acuerdo al partido político más corrupto de nuestra democracia, al partido que ha machacado con sus recortes en derechos económicos y sociales a las clases medias y trabajadoras durante los años más duros de la crisis.

Además, esta forma ejercer la oposición que tanto satisface a Alfonso Guerra se está llevando a cabo sin el respaldo de los militantes, que mayoritariamente estaban y están por una oposición más frontal al Gobierno del PP y sus políticas de derechas.

Y que, sobre todo, rechazan este pasteleo que representa la gran coalición de tapadillo en la que PP y PSOE están inmersos.

Tan entregados están que la Comisión Gestora, que ya perdió la imparcialidad en el minuto uno, cerró un aumento del 8% del salario mínimo interprofesional con el Gobierno pocos días después de que Javier Fernández respaldara  públicamente a los sindicatos de cara a próximas movilizaciones.

¡Menudo papelón el de ZP, que actuó de mediador entre el presidente de la cosa y los líderes sindicales!

¿Por qué se cometen estas pifias?

Pues muy sencillo: quien manda ya en el PSOE es Susana Díaz, que está detrás de todos y cada uno de los acuerdos con el PP. Es tan querida por los votantes populares que no para de darles satisfacciones. Eso sí, después de un trágala, la lideresa andaluza resulta precavida y critica con dureza a Rajoy con ese punto de impostura que la viste y calza.

En fin, está que se sale desde que la prensa internacional la coronara como lideresa del PSOE del mundo, mundial. Vaya poca vergüenza: mira que decir que los medios internacionales la encumbraron en Bruselas como la sustituta de Pedro Sánchez. Viendo los plumillas que acudieron a su canutazo, todos españoles sin excepciones, a nadie en su sano juicio se le podía ocurrir exhibir tamaña mentira. Me da a mí que están totalmente convencidos de que el personal es tonto de remate.

Por cierto, ¡menuda agenda internacional le montó Elena Valenciano en los pasillos de la capital europea!

De todo este desbarre suicida lo que más me sorprende es que la Comisión Gestora no sea capaz ni de guardar las formas y esté permitiendo y promoviendo la autocoronación de Susana Díaz por fases como nueva lideresa socialista.

Después de depurar el grupo parlamentario, retrasar el congreso sine die, inventarse una conferencia política para derechizar al PSOE y ejercer de asustaviejas con un toque de gestapillo, a Fernández y compañía solo les resta llevarse por delante al PSC para que los socialistas catalanes no puedan votar al candidato alternativo a Susana Díaz. Porque de eso se trata, de que no voten, y no de lealtades y otras vainas.

Pero este vender la piel del oso antes de cazarlo, esos macutazos continuos para dividir las tropas pedristas, solo están logrando alimentar las plataformas socialistas, que no paran de exigir por todo el territorio nacional la celebración de primarias y congreso ya. Y cabrear a unos votantes sociatas que cada día que pasa le tienen menos simpatías a Susana Díaz.

Para colmo, el desinterés por la gestión está empezando a pasarle factura a la lideresa andaluza. La marea blanca que arrancó en Granada gracias a un médico de SAS sin miedo –no paniaguado- se extiende y se extiende por Andalucía. Y van camino de Jaén...

Además, estas protestas están poniendo al descubierto los graves problemas de gestión que ha provocado ella misma por la supeditación de la gobernanza de Andalucía a su agenda política personal.

Es decir, en el Gobierno andaluz no se mueve ni un papel, no se arregla un problema, si hay riesgo de que con ello se pueda perturbar la hoja de ruta hacia Ferraz de la buena señora.

En fin, por muchas portadas, por muchos editoriales, por muchas contraportadas citando a Tony Judt, sin tetas no hay paraíso. Y aquí ni hay ni chicha ni limoná.

Por cierto, merced a las inundaciones en Málaga y el Campo de Gibraltar, Susana Díaz ha pisado estos días la calle, manchándose las botas de barro. Estaba yo preocupado por la afición que estaba cogiendo la presidenta andaluza a los zalacaínes madrileños. Por el colesterol chungo, claro.

 

PD: (1) En la mani del 4-D en Sevilla, los manifestantes le dedicaron un grito de guerra a la lideresa andaluza: "Susana, vete ya al Partido Popular". También la mandaron junto a Rajoy a la cola del paro. En fin, el personal que es laboralmente muy subversivo.

(2)En una encuesta de El Español, Pedro Sánchez arrasa a Susana Díaz entre los votantes socialistas: cuatro a uno. La lideresa andaluza solo le gana entre los votantes del PP y de Ciudadanos. El ex secretario general del PSOE es el preferido por la mayoría de los españoles.

(3) Margarita Robles no se calla. Con la gran coalición llegando a acuerdos, la diputada ha denunciado la marginación que sufre el grupo parlamentario socialista en las negociaciones entre el Gobierno y el PSOE. La democracia interna también está bajo mínimos en el socialismo democrático español, en manos de una Comisión Gestora repleta de sargentos chusqueros