La revuelta de las neuronas

¿Es usted un idiota?

roto pers

- Hola, ¿Se considera usted un idiota?

- Por supuesto que no, ¿En base a qué podría ser un idiota? ¿Por mi forma de ser, por mi opinión o mis gustos? Esa es una pregunta que no puede tener una respuesta objetiva porque es complicado que alguien se reconozca como un idiota.

- Bueno, sí que podemos establecer unos criterios mínimos aplicables a cualquiera más allá del color de zapatillas que lleve cada uno y sus gustos musicales.

-Ya claro, ¿Quién elabora esos criterios? ¿Usted?

-No, vienen dados por la propia raíz de la palabra idiota.

- ¿Cómo?

-Sí, sí, idiota viene del griego, idiótes, (privado, uno mismo) y hace referencia a todas aquellas personas que pasaban olímpicamente de lo que ocurría en la arena pública, en el trato de los asuntos que nos son comunes a todos y a todas.

-No termino de entender, ¿Arena pública? ¿Se refiere a las playas que son públicas o privadas como en Italia?

-Las playas podrían ser un buen ejemplo, pero no, tiene que ver con el interés que las personas mantienen con lo que sucede y se decide en la vida pública y política, lo que finalmente ordena un tipo de orden social  y nos afecta a todos.

- Eso es cosa de los políticos que hacen lo que quieren y son unos chorizos, yo prefiero preocuparme de mi vida y mis cosas.

-Pero los políticos no son la política y quiera o no, aunque pase totalmente de todo, siempre habrá alguien que decida por usted si no se preocupa por ello. Ocuparse de sus cosas es ocuparse de la política, de su bienestar, su riqueza, su seguridad y su libertad. Ahora, después de lo que hemos hablado, le puedo volver a hacer la pregunta inicial, ¿Se considera usted un idiota?