La revuelta de las neuronas

No pienses en un borbón

Los defensores del régimen político constituido justifican la corona basándose en su utilidad en materia de relaciones1469940_757409750946764_4935258887439004509_n internacionales, en su naturaleza parlamentaria donde el rey no tiene poder para legislar y en la estabilidad política que aporta. Otros argumentan que existen problemas socioeconómicos mucho más acuciantes para la ciudadanía  antes que ponerse a discutir sobre el modelo de Estado. Por lo tanto, "el rey es un buen embajador", "acabar con la monarquía no cambia nada la vida de los españoles", y  "existen problemas más urgentes". En resumen, quedarse como estamos es preferible que cambiar, eso implicaría una inestabilidad que no se corresponde con los beneficios que pudiera generar. Es mejor quedarse con una forma de poder constituida que abrir el debate a opiniones y procesos constituyentes.

La abdicación ha sido un golpe de efecto rápido para anclar al régimen en la mejor de las situaciones dentro del peor de los momentos. Falta mucho para las siguientes elecciones, el PSOE se encuentra en medio de la nada y el PP tiene mayoría absoluta. Es al PSOE a quien le puede pasar factura su posicionamiento a favor de que no se abra el debate a la ciudadanía, cuando ayer en la plaza se pudieron ver banderas del PSOE pidiendo votar y su base social no concuerda con la dirección del partido. Ante esta coyuntura los recursos ideológicos y las construcciones identitarias  en torno a la reivindicación pasada de la república no son suficientes para hacerle frente. En primer lugar, porque arrastramos una derrota ideológica a lo largo de los últimos 30 años que nos obliga a empezar de nuevo aunque sea sin partir de cero. La identidad republicana, incluso habiendo aumentado su percepción favorable, no es capaz de construir una hegemonía lo suficientemente potente como para impugnar las razones antes expuestas en defensa de la corona. Es mejor encontrarse en una  posición que te permite ampliar tu campo de acción política, verse en la posición que te beneficia y que más nervioso pone a los guardianes del poder constituido.  Ayer en la puerta del Sol las banderas republicanas se incluían más en un ambiente de plazas 15M, que en una manifestación recordando el 14 de abril. El desborde democrático supone la aparición de nuevas formas de expresión e identificación colectiva.

Hay que evitar ubicarse donde tu adversario está deseando encasillarte para sentirse más cómodo. Abusar del repliegue en el pasado nos puede enfrentar a una apuesta cosmética y fresca del régimen político del 78 a través del príncipe. Se pasa de la metáfora de su derrumbamiento encarnada en Juan Carlos I, a una imagen renovada con aires "emprendedores" y de "recuperación" que cristaliza en la figura del príncipe Felipe. La batalla que tenemos que librar pasa por la construcción del presente, donde lo nuevo y fresco desborda a lo viejo y caduco. Si el régimen consigue enconar a quienes se oponen, dentro de lo viejo y situar a la monarquía en el campo de lo nuevo,  no hay mucho que hacer. Por esa razón, la mejor apuesta discursiva para enmarcar la cuestión no puede ser república versus monarquía (entendiendo que para el imaginario social república es sinónimo del anhelo por un pasado robado), sino poner encima de la mesa la cuestión de la democracia. Quién decide qué es la piedra angular de la política: monarquía es el gobierno de uno, aristocracia el gobierno de los pocos y los mejores (en nuestro caso de los peores) y democracia, el gobierno de los muchos.

Si pasamos de nuestro elefante discursivo (discutir en el marco de lenguaje del adversario) con el acento en la III República (como réplica de la II), que simboliza el encaje perfecto para la estrategia de renovación política del régimen, y priorizamos el derecho a decidir y la democracia,  podemos ampliar el espacio político de la influencia en lugar de cerrarlo únicamente a los que ya se reclaman republicanos. La democracia está por encima de las identidades, pues la república es una manera de hacerla efectiva y la clave está en discutir la decisión, en la exigencia democrática a decidir: es la gente la que tiene que elegir el marco de convivencia en el que vive, no puede venir impuesto por un pacto entre élites. Esto  nada tiene que ver con esconder lo que uno es, o avergonzarse de ser, o tener miedo a nombrarse como republicano, al contrario,  considero que en la coyuntura de nuestro tiempo histórico es mucho más radical lo que mucha gente considera como algo asumido: votar, que te dejen decidir.  No hay que negar el pasado, hay que pensar dónde apuntar mejor, hay que desbordar el marco republicano para incluirlo, no para rechazarlo. Nuestros adversarios prefieren que les digamos viva la república a que se reclame el derecho a decidir de la gente, a la democracia. Lo segundo es muy posible que te acerque más a lo primero.

La democracia nos saca de donde nos quieren retratar y caricaturizar, reabre el espacio y reordena las posiciones políticas entre una ciudadanía que rechaza ser súbdita y unas instituciones que imponen una serie de normas sin legitimidad democrática. La democracia por bandera permite conectar con la ausencia de decisión democrática en el conjunto de asuntos que nos afectan en la vida: los servicios públicos, los derechos sociales, el cuerpo de las mujeres, la auditoria de la deuda, la dignidad laboral y un largo etcétera de ejemplos que mantienen ese nexo común. Por lo tanto, el problema no es monarquía versus república, el problema se da entre que unos pocos deciden sobre lo que les afecta a muchos y entre que sean muchos los que decidan sobre lo que les afecta a muchos. Vaciar de democracia la democracia o democratizar la democracia, volver al pasado o construir un presente digno para todos y todas.