La revuelta de las neuronas

No disfrutamos en el paro ni disfrutamos trabajando

Cuando desde el Partido Popular sugieren que la mejor forma de combatir la situación de emergencia social que vive este país, no tumblr_lqsnsoUUsp1qbogk6o1_500pasa tanto por abrir comedores en verano, como por crear empleo, está mintiendo. Es cierto que abrir comedores es una forma de tratar de paliar las situaciones más inmediatas, más necesitadas que no saben de evolución ni de tendencias, pero que en sí mismas no arreglan la problemática. Pero es todavía más falso que el Partido Popular genere empleo y sobre todo empleo que cumpla la función que se supone debe cumplir. Desde que el PP está en el gobierno y se aplica la reforma laboral, se han destruido 1.400.000 empleos, la mayoría indefinidos con ciertas garantías laborales y se han reducido los costes de despido un 23%. Conseguir un empleo está cada vez menos garantizado y cuando se consigue, el ingreso obtenido cada vez garantiza menos seguridad y solvencia. Solo Rumania y Grecia superan a España en riesgo de pobreza de trabajadores. El porcentaje de trabajadores con un sueldo igual o inferior al salario mínimo interprofesional (SMI) ha pasado del 6% al 10,5% en el periodo 2004-2010. En 2012 ese porcentaje aumenta hasta el 12,25% de trabajadores.

El 65% de las personas que se encuentra en riesgo de pobreza no sale de ella en caso de encontrar trabajo. En 2012 un 28,2% de la población española estaba en riesgo de pobreza. Somos medalla de oro en precariedad laboral, somos el país de Europa donde más gente que trabaja con jornada parcial le gustaría poder hacerlo a tiempo completo. Entre quienes obtienen ganancias bajas, un 65% recae sobre las mujeres. Esto es algo que afecta al conjunto de la vida, pues solo el 18% de las madres en España amamanta al bebé durante los primeros 6 meses de vida. Una cifra muy baja según la OMS que considera que la leche materna debe suponer el 100% de la alimentación del bebé durante ese periodo.  Un 48% de las madres consideran que el principal inconveniente que tienen para cumplir dicho requisito, es que complica la combinación con la actividad laboral.

Cada vez se emplea a menos gente y hay menos gente disponible para ser empleada al bajar la tasa de actividad. Cada vez las tecnologías liberan más tiempo de trabajo y sustituyen actividades pero ese tiempo liberado se convierte en precariedad. Quienes sí tienen empleo trabajan cada vez más horas gratis (54,5% horas extra sin pagar en 2012, unos 2.200 millones que se ahorran las empresas, en 2013 hubo un nuevo record), y cada vez se obtienen menos ingresos por trabajar más. Un trabajador de bajo salario en España tarda 21 días en ganar lo que un Directivo ejecutivo gana en una hora. En 2013 se destinaban desde la UE 6.000 millones para fomentar el empleo juvenil, al mismo tiempo que la UE se había gastado 700.000 millones en rescatar el sistema bancario.

Lo imposible en política siempre es algo relativo, depende de la perspectiva. La discusión que subyace en torno a la renta básica no es tanto la de "repartir dinero" como la de un conflicto en torno a dos modelos de sociedad. Un modelo arrasa con la sociedad, la empobrece y somete a Europa a la hegemonía de las finanzas y del valor de cambio sobre todos los aspectos de la vida. El otro modelo busca paralizar las políticas de la Troika y el saqueo financiero, tratando de asentar un diseño donde el valor de uso, la utilidad social y el bienestar de la población, estén por encima del beneficio y la rentabilidad de unos pocos. El primero destruye la democracia, el segundo la impulsa. Necesitamos un modelo productivo no basado en la idea del pleno empleo, el cual es irrealizable, sino otro apoyado en la multiactividad que asegura la vida material y posibilita el desarrollo de múltiples actividades, vayan o no acompañadas de un ingreso económico.

Pd: El título hace alusión a una conocida canción del grupo de música "La Polla Records"