La cara de tu retrato

La noche del miércoles, Andreu Buenafuente conectó con Iñaki Gabilondo, desde su plató en Cuatro, para ofrecernos un recital de agilidad mental y verbal a dos voces.

La excusa para la inusual entrevista era un libro que próximamente publicará Gabilondo recopilando todos sus editoriales de Noticias Cuatro. Pero la excusa no tardó en desvanecerse en beneficio de lo que a todos nos interesaba: la fusión de sus respectivas cadenas. Una fusión que Buenafuente calificó de posible, Gabilondo de probable y ambos de deseable.

Un poco antes de eso, en los primeros minutos del programa, Buenafuente acusaba a Prisa de desaparecer de las páginas de El País a los profesionales que toman parte en La Sexta. Lo soltó en mitad del monólogo, pero no fue un chiste y nadie rió. Fue, de hecho, más un lamento que una queja.

Sería deseable (y utópico quizá) que los grupos de comunicación pensaran más en comunicación que en grupo. Que los intereses económicos no interfiriesen nunca a la calidad de un medio, que el dinero y las rencillas empresariales no se impusieran jamás al talento. Gabilondo y Buenafuente demostraron, en la noche del miércoles, su inmensa capacidad comunicativa. Lo que les rodeaba, cada uno en su plató, no era más que decorado. Y el decorado, en efecto, puede comprarse, venderse… o fusionarse.