Opinion · Salud mental en tiempos difíciles

Nuevas esperanzas sobre el cerebro: la realizibilidad

Una de las características del cerebro sobre las que se está investigando y que despierta más esperanzas, es la realizibidad. Dicho en pocas palabras quiere decir que el funcionamiento cerebral puede tener problemas, y muchos. Pero es capaz de generar tantas o más soluciones que los problemas que pueden aparecer

La realizibilidad es una característica de los funcionamientos complejos que permite la existencia de muchos y diferentes mecanismos para resolver las dificultades que van surgiendo. Porque, como es fácil de suponer, el cerebro en este caso, no está exento de errores y fallos en su funcionamiento. No es extraño que alguna de entre las 500 billones de conexiones neuronales que tiene el cerebro, tenga algún problema. Y más en un cerebro sometido a constantes interacciones con el medio, que con frecuencia son difíciles y lo ponen al límite

Pero el sistema, en este caso el funcionamiento cerebral, del mismo modo que puede estropearse, posee una extraordinaria arma contra estos inevitables problemas: la existencia de muchas vías en paralelo para solucionarlos. Esa característica es la múltiple realizibilidad. De modo que si hay un problema que bloquea la vía A, existen muchas vías alternativas. Lo mismo que si vas por una calle en una ciudad y está cortada al tráfico, no se acaba el mundo. Existen vías alternativas, y dando un rodeo la mayoría de las veces puedes llegar a tu destino. De suyo se considera a Turing, el iniciador de la inteligencia artificial como el precursor de esta idea

En el sistema nervioso esta realizibilidad es muy importante. Así, hay 20 millones de circuitos, que generan entre 100.000 y 200.000 posibilidades diferentes de abrir el píloro, la puerta de salida del estómago. Y eso que hay apenas unas pocas neuronas que generan el “ritmo pilórico” de apertura. Es decir, puede haber problemas en el funcionamiento de la puerta del estómago, pero hay muchas posibilidades de compensar o solucionar esos problemas

Esta realidad se da por supuesto también, con mayor intensidad, a nivel cerebral y mental. Los problemas de la vida, el estrés pueden acabar dando lugar a trastornos mentales que generan sufrimiento y discapacidad. Pero el cerebro y la mente tienen muchísimos tipos de respuestas a esta alteración. Lo que hay que hacer es ponerse manos a la obra para buscar esas respuestas que permita salir del atolladero

Esta versatilidad del funcionamiento cerebral nos da esperanzas de que podamos encontrar vías que permitan solucionar problemas para los que no se veía solución

Sin embargo, con frecuencia, hay una tendencia a tirar la toalla demasiado pronto ante los problemas, no se explora la gran diversidad de vías de solución que puede haber. Hay estudios cognitivos que nos muestran la existencia de sesgos en el análisis de la realidad y que dan lugar a que las personas tienden a responder a los problemas siguiendo unas pocas pautas de respuesta.

En relación a la realiziilidad, el sesgo que nos afecta es lo que los especialistas en razonamiento denominan “sesgo de la disponibilidad”. Como señala Dobelli,* “nos creamos una imagen del mundo en función de la disponibilidad con la que se nos ocurren ejemplos… Así los médicos tienen su terapia preferida, quizás habría tratamientos más adecuados pero no los tienen presentes en su cabeza. Los asesores de empresas no son mejores. Si se encuentran ante una situación completamente nueva no se llevarán las manos a la cabeza, sino que ponen en marcha uno de sus procedimientos habituales”
Es decir los profesionales se ha visto que en general se limitan a buscar las soluciones más conocidas, las que usan siempre, las que tienen “más a mano”. Este sesgo cognitivo, es cómodo, pero es poco eficaz, porque desde la perspectiva de la realzibilidad, es muy poco operativo y resolutivo

En relación a los trastornos mentales, toda esta perspectiva nos permite esperar que se busquen más modelos, más estrategias, porque nuestro propio cerebro y nuestra mente tienen muchas vías para ir adelante y solucionar los problemas que surgen en su funcionamiento

Libro citado: “El arte de pensar. 52 errores de lógica”. Rolf Dobelli. Ediciones B. Barcelona

jachoteguil@gmail.com