Salud mental en tiempos difíciles

Esperando a Godot: desasosiego y confusión en los refugiados que se ven sin salida

Con la llegada de los refugiados de la guerra de Ucrania nos hemos encontrado ante personas que están sufriendo situaciones de intenso estrés, lo que supone una situación de riesgo para la salud mental

Sin embargo, la previsión que se puede hacer desde la psicología y la psiquiatría transcultural es que las dificultades psicológicas de los refugiados suelen comenzar, en la mayoría de los casos, pasado un tiempo,  no en los primeros momentos, en los que el refugiado despliega todas sus energías, está muy atareado en organizar su supervivencia básica: vivienda, trabajo, tener información sobre los familiares que han quedado atrás..... En esta primera etapa la mayoría de los refugiados se mantiene activa, despliega todas sus capacidades, tiene energía para luchar. Como es sabido en las primeras etapas de las situaciones de estrés tenemos mucha capacidad de respuesta.

Los problemas relevantes suelen aparecer cuando el estrés se convierte en crónico.  Es entonces cuando se comienzan a percibir las enormes dificultades para salir adelante, la soledad comienza a pesar intensamente, se siente la indefensión ante lo injusto de la situación vivida, se perciben con toda claridad los obstáculos de la sociedad de acogida en relación a las oportunidades, el racismo ...  Con el tiempo, además, las fuerzas comienzan a flaquear

He atendido casos de refugiados, en más de 30 de experiencia, procedentes de diferentes guerras  (Bosnia, Irak, Libia, Siria, Afganistán, Ucrania... por citar algunas)  o casos de inmigrantes indocumentados que se ven sin salida, y  he observado que hay un punto en el que se quedan como bloqueados, confusos, sin saber por dónde tirar, pero a la vez , como esperando algo que les salve.

Esta situación me ha recordado alguna vez la obra de teatro "Esperando a Godot" de Samuel Becket ( 1952 ) en la que  el autor irlandés describe magistralmente la confusión, la desesperanza, de personas que se ven sin salida pero que a la vez tienen confianza en algo que les ayude

Becket, describe, no solo en esta obra de teatro, sino en su obra en general, a personas en este tipo de situación. Así, personajes como Vladimir o Estragon,  al igual que muchos inmigrantes y refugiados que atendemos, parecen vivir en un tiempo detenido, en el que  sienten que nada sucede, un tiempo del que no pueden escapar.....Obviamente, estas vivencias se da también en otras situaciones de  estrés crónico  en las que las personas se ven sin salida

Cito a continuación algunos textos de "Esperando a Godot" que evocan estas situaciones

Estragon: Estoy cansado. Vámonos

Vladimir: No podemos

Estragon: ¿ Por qué?

Vladimir: Esperamos a Godot

Estragon: Es cierto. Entonces ¿Qué hacemos?

Vladimir: No hay nada que hacer

Estragon: Yo ya no puedo más  (Acto 2 )

 -------------------

Estragon: Hemos llegado demasiado temprano

Vladimir: Siempre al anochecer

Estragon: Pero la noche no cae  (Acto 2 )

------------------------------------------------------------------------

Llega el final de la obra y Godot no ha venido

Estragon: ¿Qué, nos vamos?

Vladimir: Vamos!

(No se mueven)

Fin de la obra "Esperando a Godot"

 Como señala la crítica literaria Ana González Salvador, Becket explora hasta las últimas consecuencias cómo nombrar lo innombrable, utilizando palabras que apenas pronunciadas se desvanecen como polvo. O como señala Domingo Ródenas los personajes de Becket esperan para reiterar que no hay nada que decir y que la espera es inútil. Becket describe personajes que no renuncian a esperar, a esperar nada, esperar para nada. Personajes que parecen ignorar si aún están vivos, personajes que notan un enorme cansancio, un cansancio que no es de este mundo. Así es la obra de Samuel Becket, un irlandés lúcido y generoso, que donó todo el dinero que recibió por el Premio Nobel, alegando que él ya tenía las necesidades personales cubiertas

He visto casos de inmigrantes y refugiados que me han recordado los textos de Becket. Uno de los casos que más me impresionó fue el de un refugiado libio que llegó a Barcelona herido, víctima de la explosión de una bomba colocada en una calle de Bengasi.  Hamad describe su país como un lugar destruido, dominado por mafias, al que no puede regresar, pero se ve sin fuerzas para comenzar una nueva vida,  incluso ahora que se ha recuperado en buena parte de sus heridas.  Hamad es un  hombre amable, culto, que describe que había tenido una buena vida en su país de origen antes de la guerra, pero se ha tenido que quedar aquí largo tiempo, sin saber qué hacer con su vida. Ahora parece que para Hamad  ha llegado un momento en  el tiempo que se ha detenido. Se siente aquí, muy alejado ya de su pasado y sin futuro

Obviamente al describir estas situaciones, no estamos hablando de cuadros disociativos, desde la perspectiva psicopatológica, sino de estados de crisis personal muy profunda  relacionados con los intensos estresores crónicos que padecen. Hacemos referencia a cuadros que desbordan  ampliamente,  en mi opinión,  los estrechos marcos de la psicopatología, a estados psicológicos en la línea de lo que Foucault denominaba "fenómenos humanos integrales"

La ayuda psicológica en estos casos no es fácil. Hay consenso en la utilidad de  técnicas de tipo narrativo en la línea de los planteamientos de Epston y White, apoyando que estas  personas puedan reinterpretar,  reestructurar  su  propia historia.  En definitiva, se trataría de ayudar a que estas personas encuentren una narrativa, un relato coherente que dé sentido a sus vidas, tras tantos avatares y sufrimientos vividos.