¿TRAICIÓN DE LAS PALABRAS? CUANDO HUGO CHÁVEZ NO ES ANGELA MERKEL

Explica la defensora del lector (y suponemos que también de las lectoras) de un medio madrileño la enésima tropelía del diario afirmando, como justificación para su línea editorial, que el lenguaje nos traiciona. Quiere explicar por qué cuando Chávez obliga a los bancos a dedicar el 5% de sus beneficios a obra social habla ese medio de confiscación (“Venezuela confiscará el 5% de los beneficios de la banca”), mientras que cuando es Angela Merkel la que hace otro tanto, la afirmación se desliza por la neutralidad hasta la comprensión (“Merkel eleva la carga fiscal para cubrir el déficit de la Sanidad”). Cuando se le afea esa conducta, responde escapista: traiciones inocentes del lenguaje.
¿Nos traiciona el lenguaje? La verdad es que, salvo en los “lapsus” freudianos (algo que los filtros periodísticos wholesale mlb jerseys no suelen permitir), no es es el caso. El lenguaje, más que traicionar lo que hace es mentir. By El lenguaje, como el Estado, viene de lejos, e incluso cuando lo hacemos nuestro, sobre todo es suyo. Y los dueños de las palabras son los dueños de las cosas y de las voluntades.
Porque el lenguaje nos habla. A todos y todas. No lo hablamos: nos habla.
Las palabras vienen acompañadas de conceptos, y son los conceptos los que le ponen cuerpo a las palabras. De manera que si leemos wholesale NBA jerseys o escuchamos, por ejemplo “mujer”, pensamos: “enfrentada a hombre”; “débil”; “subordinada”; “distraída”; “sentimental”; “sensiblera”; “irracional”; “cursi”, etc. Y hombres jueces, Kavu?ma hombres abogados, hombres periodistas, hombres políticos (y alguna que otra mujer que se ha hecho hueco imitando a los hombres) cargan contra una mujer (Ministra) porque plantea la insensatez de que los wholesale jerseys maltratadores mantengan cualquier privilegio.
Pero la palabra mujer, por nuestra trayectoria histórica, sobre aún condena. Decir cheap NBA jerseys mal es maldecir. Decir bien, bendecir. Y el Papa, recordemos, también es hombre.
Y lo mismo, en una dirección u otra, con obrero, democracia, wholesale NBA jerseys indígena, sacerdote, banquero, senador, doctor, moderno, global…Si te enseñan de niño a decirle a algo de Usted, la subordinación va a continuarse de por vida.
¿De dónde llegaron los conceptos para esas palabra? No es cierto que todos hagamos el lenguaje. Los que se benefician del significado de las palabras se vienen encargando de que impliquen unas cosas y no otras. Y hay recompensa: lograr que hagamos algo o, lo que cada vez ocurre con mayor frecuencia, 1981 que no hagamos algo. Esto es, las palabras ayudan a tener poder. Por eso, el que pone los nombres, manda.
Y también por el eso el diccionario sigue siendo una de las armas más revolucionarias.

Angela Merkel tiene su Покупка diccionario y también el Bundesbank. Monologan. Chávez haría bien en regalar a fucking ese pueblo que ha sacado del analfabetismo un buen diccionario. Lo de Los Miserables está bien. Pero, ¡Ay un diccionario! Para que vaya ese pueblo siendo dueño de las palabras. Para que, dueño de ellas, las reconstruya a través de un diálogo.
Los diccionarios, cuando nacen de los diálogos, son revolucionarios.

Por cierto, ¿Ya lo consultó Usted hoy?