TIEMPOS PARA GENTE SENSATA: ETA IMPROVISA, LA DERECHA INSISTE Y LOS DEMÁS SEGUIMOS ESPERANDO

ETA anuncia en un comunicado: “un alto el fuego permanente y de carácter general, que puede ser verificado por la comunidad internacional. Este es el compromiso firme de ETA con un proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación armada”. ¿Cómo es posible haber llegado a ese grado de patetismo? Lo hace en un video donde, si uno no pone suficiente atención, podía confundirlo con la burla del conocido “Comunicado de Bujarrai”, coincidiendo otra vez tres señores (los tres hombres), con máscara –menos interesante que la de V de Vendetta- y con boina, uno con ella no se sabe si ladeada con maneras arrogantes o caída con descuido, fruto, quizá, de una falta de práctica en el uso de la misma y de cierta precipitación, que se nota en el comunicado y también en la estética del mismo, incluidas esas dos banderas que aparecen a su izquierda, roja y amarilla, que llaman a confusión. (http://www.youtube.com/watch?v=daQW3TrfGK4; http://www.youtube.com/watch?v=NzmKxcMMGeg)

Que sea una caricatura no significa necesariamente algo bueno, pues una caricatura puede también seguir haciendo barbaridades, como nos recordaba Marx de esos  regresos que aparecen una vez como tragedia “y otra vez, como farsa”. Sabe a poco. Tanto anunciarla, tanto anunciarla (aunque los anunciadores pretendían efectivamente relajar su impacto).

Es indudable que este comunicado es mejor que otro que dijera: “Imperialistas españoles: vamos a seguir pegandoos tiros en la nuca en nombre de la independencia del pueblo vasco, que hambre, es verdad, no pasamos, pero anhelamos organizarnos a nosotros mismos, que eso de Europa tampoco terminamos de verlo”. Cualquier persona con dos dedos de frente -o bien nacida-, debe alegrarse de que estos locos afirmen que no van a seguir asesinando.

Esto no significa que tengamos que bailar danzas regionales llenos de contento. ¿Que hay avances respecto de comunicados anteriores? Bueno. Tampoco es gran cosa. Su condición farsante –entre otras cosas porque han perdido, además de cualquier razón de ser y de apoyo popular, mucha de su capacidad técnica, y van y te vuelan la T-4, con dos emigrantes ecuatorianos, aunque no esté en sus planes- puede terminar, digo, esa cosa ridícula, en otra chapuza, como que baleen a alguien en un supermercado porque lo confunden con vaya usted a saber quién. Y otra vez a empezar de cero. Algo que no estaríamos en condición de imaginar si el comunicado tuviera más claridad.

¿Que no podían decir mucho más allá? Ya, porque el comunicado busca abrir un diálogo, y cuando vas a dialogar tienes que dejar algo para la negociación.  Bueno, puede ser. Que negocien lo que haga falta. Pero eso no lleva a que nos pueda emocionar a algunos frases como: “ETA no cejará en su esfuerzo y lucha por impulsar y llevar a término el proceso democrático, hasta alcanzar una verdadera situación democrática en Euskal Herria”. Por mucho que afirme que se ha enterado de que los tiempos han cambiado y que “Es tiempo de actuar con responsabilidad histórica”. A los que nos parece ridículo que ETA exista en 2011 (y algunos decenios antes), esto nos parece bien por el daño que evitan, pero no nos lleva a dar saltos de alegría. Cuando Carl Schmitt reedita en 1963 El concepto de lo político (1932), mi indignación pasaba porque no se dignó a hacer una disculpa, siquiera en una nota a pie de página, del Holocausto. De la misma manera que no creo en las propuestas de la derecha española que no se disculpan por el franquismo, aunque hagan “como si”. Lleva decenios ETA fuera de sintonía. ¿O se acostó con justificaciones para asesinar y se levantó algo más respetuosa? Y si es verdad que ahora, por fin, ha entendido los tiempos, debiera reconocer que su anacronismo ha hecho mucho daño durante mucho tiempo. No que nos den un mitin sobre su heroísmo. Una mierda. Hasta los presos se les han marchado.

Escuchando a la derecha, uno igualmente recupera esa asentada sensación de que hay gente que desea que ETA siga existiendo porque es una coartada para su nacional-catolicismo. Y también  -quizá sobre todo-, por que evita que el malvado ZP se apunte el tanto que le pueda ayudar a sacar el penúltimo conejo electoral de su chistera.  Veo en VEO7 –presentado, claro por Sanz de Buruaga-  un programa sobre el comunicado. Esteban González Pons, Rosa Díez y la Presidenta de la AVT se parten, relajados, de la risa. Pese a todo, no ven nada verdaderamente en el comunicado (cosa que podría compartir), pero no entienden que el comunicado fue ayer, con las decenas de miles de personas marchando por las calles de Bilbao.  La derecha también saben que algo está pasando, y que la manifestación en Bilbao, con mucha gente haciendo de nuevo un esfuerzo, está diciendo a ETA, más allá de su patético comunicado, que ya está bien. Porque eso es lo importante. ETA ya está derrotada. De lo que se trata es de que no siga brindando argumentos para que la izquierda siga estigmatizada y, sobre todo, para que no genere más dolor de ningún tipo (incluidas extorsiones, kale borroka y amenazas mafiosas de cualquier tipo).

No hay que olvidar, desde posiciones democráticas, el recordatorio de Aministía Internacional, al exortar a la democracia española a que “suprima la detención en régimen de incomunicación, que garantice a todos los detenidos el acceso rápido y eficaz a un abogado de su elección, que la práctica penitenciaria cumpla el principio 20 para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión de la ONU, que establece que los presos, deben poder cumplir su condena cerca de su lugar de arraigo, siempre que sea posible y que individualmente lo soliciten; y que elimine cualquier ambigüedad existente en la Ley de Partidos Políticos que pudiera vulnerar los derechos y la libertad de pensamiento, expresión, asociación o reunión”. La Ley de Partidos no va a quedar como lo más granado de nuestra democracia. Si la no condena de la violencia fue la razón de su ilegalización, esa razón se ha disuelto. Caigan como caigan los simpatizantes de esa cuerda de asesinos. Sin olvidar que por las mismas razones por las que no se permite a Batasuna presentarse a las elecciones debieran quedar fuera aquellos que no condenan el franquismo.

No hay equidistancia entre el Gobierno y la banda terrorista. ETA asesina y eso, desde que reflexionamos sobre la democracia, es el punto de inflexión que separa los bandos. Pero todos debemos sacar conclusiones. Los que queremos que ETA se termine, deberemos aprovechar la situación, por mucho que el comunicado, como insisto, sea una caricatura. El PSOE, como bien ha demostrado Marcelino Iglesias, sabe que es un paso, reforzado por la afirmación de Rubalcaba (con maneras cantinflescas) al decir no diciendo que es “una buena noticia”. Quedan, en el otro lado, los que necesitan herejes para poder ser Torquemada. ETA, Batasuna y cia les han ayudado bastante. La España de Torrente tampoco ayuda. Ninguno está en el lado de los sensatos. Una vez más, sin equidistancias. Solo es que los idiotas siempre se empeñan en compartir la estupidez.

Es el tiempo de la gente sensata, no de la que se emociona con comunicados teatrales, sino de la que se emociona con un pueblo que se ha cansado de sus encapuchados con boina y pistola. La que sabe que nos toca reinventarnos este espacio de convivencia que a día de hoy se llama, con verguenza, Reino de España. Y para poder hablar de lo realmente relevante que, estoy convencido, no son las patrias.