Los reyes no se encuentran en los funerales de desahuciadas

Hoy, en mi barrio en Madrid, ha saltado desde un quinto piso una mujer de 65 años. Se ha suicidado cuando iba a ser desahuciada de la casa en la que vivía de alquiler. He pasado por la calle y no había ninguna bandera colgada en el balcón. No sé por qué no hay banderas españolas, que es la bandera de todos nosotros, cuando alguien se tira por la ventana porque no puede pagar sus deudas.

En cambio, cuando se reúnen los que votan al PP, que es un partido con mil imputados por robar dinero público a los españoles, se llena su ira de banderas rojas y amarillas. Es bastante probable que el Rey Felipe VI no vaya al entierro de esta mujer. Cuatro de cada cinco desahucios en Madrid son de gente que no puede pagar el alquiler. El Rey de España va a entierro de militares, cosa que está bien, pero no va a entierros de otros trabajadores que mueren en el tajo. Mueren once españoles trabajadores cada semana y la semana solo tiene siete días. El año pasado murieron 569 currantes y el año solo tiene  365 días.

El Rey emérito tampoco tiene ninguna foto en ningún entierro de gente humilde que saltó al vacío cuando los antidisturbios, la guardia civil y los funcionarios judiciales venía a echarles de la casa en la que vivían. Es muy divertido que los antidisturbios tumben la puerta de tu casa porque que no puedas pagar el alquiler. Hacen su trabajo. Lo hacen porque les dan órdenes. Órdenes que dicen que no pagar el alquiler es un disturbio para nuestra democracia pero que no dicen que no tener dónde caerte muerto disturbe a nuestro Estado ni a nuestra jefatura del Estado.

A nuestra democracia tampoco la disturba que el rey emérito se haga una foto con el príncipe heredero de Arabia Saudí después de que haya sido señalado como el que dio la orden para descuartizar a un periodista incómodo. El PSOE dice que es un asunto privado. Da igual dónde veamos al Rey Emérito. Aunque sea cometiendo un delito. “Asunto privado”. No en vano, el PSOE fue el que blindó jurídicamente al Emérito. Nuestra democracia está controlada para que no se descontrole. Igual que el Tribunal Supremo es controlado por el PP. Por detrás, para que puedan seguir diciendo que son los constitucionalistas. Por derecho y omnipresentes controlan las manadas a las mujeres, seguramente porque cuentan con el beneplácito de algunos jueces. Eso sí, controlados por detrás.

En España nunca ningún periodista ha puesto en apuros al rey en ningún gran medio. Hoy hay periodistas que están siendo juzgados por grabar el delito que cometen fascistas celebrando misas en honor de fascistas donde está prohibido hacerlo. Grabar un delito se convierte en un delito. Sería un escándalo que apareciera alguien de la casa real o del PP o de Ciudadanos en esas misas.

El rey emérito se reunió este domingo pasado con el príncipe heredero de Arabía Saudí, Mohamed bin Salman. Coincidieron en el Gran Premio de Fórmula Uno de Abu Dabi. No van a coincidir en el entierro de una mujer que ha saltado por la ventana. En Arabia Saudí no escogen la jefatura del Estado. En España tampoco. Si en España pudiéramos escoger la jefatura del estado nunca escogeríamos pasar tanta vergüenza. En honor a la memoria de esa gente a la que le vence la desesperación, salta por la ventana y no hay ahí ninguna bandera para que le pare el golpe y no se estrelle contra el suelo.