Ciudadanos: colaboracionistas cantando la Marsellesa

Lo peor para la democracia es que los demócratas terminen sucumbiendo al discurso de una derecha que, en crisis, se hace reaccionaria. Lo hacemos cuando preferimos callarnos ante sus bravuconadas o cuando preferimos rehuir la obligación de desmantelar sus mentiras. La derecha nunca nos dirá que defiende el privilegio y mentirá para esconder sus intereses en algún tipo de interés general. Porque son unos mentirosos. Y en la historia de la humanidad, nunca nos fue bien cuando creímos a los mentirosos.

El susto de las gentes de bien está justificado, pero no puede paralizarnos. Es un fantasma que regresa, pero hay que tirar de su sábana. Cuenta Boaventura de Sousa Santos, que de la revolución francesa nacieron los conservadores, los liberales y los socialistas. Todos ellos tenían profundas diferencias, pero en cualquier caso asumían los avances que significaba la revolución frente al antiguo régimen. Creían en la separación entre la iglesia y el Estado, en la universalidad de los derechos, en la superación de las jefaturas del Estado hereditarias o en una idea de patria excluyente basada en el odio a algún grupo. Pero ahí estaban siempre los reaccionarios. El problema es que los reaccionarios siempre han tenido la posibilidad de crecer en tiempos de crisis. Basta que la izquierda fracase en la construcción de un mundo más decente para las mayorías. De ese fracaso nace la reacción. Cuando los sectores populares quieren reducir un poco las desigualdades, el reaccionarismo se convierte entonces en el plan B de liberales y conservadores. Los reaccionarios son capaces de sumar a liberales y conservadores porque siempre tienen un sesgo de clase. La derecha termina haciéndose colaboracionista.

Ese interés de las élites aparece envuelto con el regreso al pasado, con la mística de una nación que nunca existió, con una apelación a la religión o a la naturaleza para que aceptemos acríticamente las desigualdades. Quien argumenta con Dios o con la naturaleza o con la eternidad, miente. La amenaza reaccionaria, que existió durante todo el siglo XIX, se agravó en el siglo XX. El plan B del capitalismo en crisis fue el falangismo, el nazismo o el fascismo. Fue la destrucción de Europa.

Decía Victor Klemperer, un judío que sobrevivió al nazismo, que los nazis empezaron a poner los ladrillos de los campos de concentración cuando se hicieron con el lenguaje. Ahora que los mentirosos quieren volver a las andadas hay que sacar a la luz cada una de sus mentiras. Ha sido Ciudadanos quien ha metido a VOX en el gobierno de Andalucía. Que el PP y VOX son lo mismo lo sabe todo el mundo. Los colaboracionistas son los de Ciudadanos. Todos bajo el alero del falangista más viejo del grupo, José María Aznar. Sería bueno que los liberales europeos echen de su lado a los amigos españoles de Le Pen como Albert Rivera. Porque lo único peor que un nazi es un colaboracionista. Y para algunos son incluso peores porque no se les ve venir.