Los ERE de Andalucía: la impunidad quebrada del bipartidismo

La sentencia de los Expedientes de Regulación de Empleo en Andalucía forma parte de un paisaje de corrupción dibujado con los pinceles de la impunidad del bipartidismo. Aquella España de Cánovas del Castillo, con liberales y conservadores sucediéndose en el poder, con políticos eternos que vaciaban el Estado consecutivamente bajo la mirada amable de la monarquía, la recuperamos en España a la muerte de Franco, que lo dejó la cosa en un único partido pero que no robaba menos.

La Constitución del 78 incluyó en su seno el sistema electoral y sentó las bases del nuevo bipartidismo: UCD-PSOE primero; PSOE-PP después. Y al igual que en el siglo XIX, se sentaron las bases de una suerte de pucherazo legal que reconstruía el bipartidismo sobrerrepresentando las zonas rurales, con una red electoral basada en el clientelismo (el viejo caciquismo), un capitalismo cortesano que recibía y otorgaba favores, unos negocios vinculados a las autorizaciones gubernamentales y una gran empresa amiga de la corte y dependiente no de la innovación ni de la competencia sino de la gracia que venía del Palacio de la Moncloa o de las sedes de los gobiernos autonómicos. Se cambiaron las cacerías y las procesiones por los palcos del futbol, pero la lógica se repetía. No hay gran empresa de construcción en España que no aparezca en algún sumario que investiga la corrupción en nuestro país. En España, los empresarios regalaban yates al Rey Juan Carlos.

El fraude de los ERE en Andalucía bebe de la impunidad del bipardismo. Hoy mismo, desde espacios rancios del PSOE y del PP se aboga por una gran coalición que oculte aquella etapa y regrese a la impunidad que siempre han tenido los del dinero. Pero esa España ya ha pasado página, aunque quiera regresar con viejas figuras histriónicas o con los gritos con VOX, muchos de cuyos dirigentes ya están imputados en tramas corruptas. No olvidemos que VOX es una escisión del PP menesterosa de cargos formada en esa escuela de bandidos.

La Junta de Andalucía socialista, que pensaba que iba a gobernar eternamente, cayó en errores parecidos a los del PP en Madrid, en Galicia, en Murcia o en el País Valenciano. Con una diferencia no pequeña: quebraron la ley, pero no se llenaron los bolsillos. Favorecieron a su partido con las redes clientelares, fueron dopados a las elecciones, alimentaron sus propios medios de comunicación y no cuidaron ni de los dineros públicos ni de la ética en los contratos públicos. Griñán se equivocó y los seis años de cárcel lo corroboran, pero toda la gente que le conoce habla de él como de una persona de bien. No se enriqueció con los ERE y ha pagado por su partido. No se dice lo mismo de González, de Granados, de Rato, de Bárcenas, de Aguirre, de Camps, de Matas y de los 1000 imputados del PP que decían que robaban para el partido pero robaban para ellos.

Eso no le quita al PSOE andaluz su culpa, pero el juicio de los ERE no puede servir para blanquear a los ladrones del PP. El problema de la corrupción se llama bipartidismo y todo lo que tocó, lo contaminó, incluso cuando esa impunidad bipartidista pactó con el PNV o con CiU, logrando que la impunidad se trasladara al País Vasco (es verdad que de manera más moderada) y, sobre todo, a la Catalunya pujolista del 3%. Contra la corrupción y su impunidad estalló el 15M.

La impunidad del bipartidismo ha encontrado su muro en la justicia y en la política. Con todos sus problemas y pese al PP, el Estado de derecho va funcionando en España, y los tres millones de votos de Unidas Podemos son una garantía de que no se van a repetir esos comportamientos. Es verdad que nadie de la Casa Real ha pagado por la corrupción, pero cuando Urdangarín entró en la cárcel, era una señala de que España había cambiado. Ahora se trata de consolidar ese cambio. Es decir, de superar en el gobierno el bipartidismo y dejar atrás esa España de oligarcas y caciques.