Las carga el diablo

El regreso de "La Tuerka" y la muerte de Mandela

1386317363704tuerka-detdnYo no sé si las cosas ocurren o no por casualidad, si tienen relación porque la tienen o porque nosotros nos empeñamos en relacionarlas, pero sea de una u otra manera, para la historia quedará que la muerte de Nelson Mandela, el momento en que a la redacción de Público llegaba la noticia, coincidió con el instante en que Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero se pasaban el uno al otro la corbata roja santo y seña de la presentación de "La Tuerka".

Una hora antes, el programa de debate más temido y respetado de este país había vuelto a poner sus motores en marcha tras un pequeño paréntesis que para sus incondicionales empezaba a ser desesperante. Por fin Pablo Iglesias estaba de nuevo en el aire moderando ese tipo de tertulia que quizás muchos sueñan pero que nadie, salvo el equipo de "La Tuerka" se atreve de momento a materializar. Tema de estreno: la ley antiprotesta, mal llamada ley de seguridad ciudadana. Entre sus contertulios Diego Cañamero, Jesús Cintora o Miguel Urban... y leña al mono. ¡Qué mono teníamos todos!, pero ya estaban allí, instalados en la redacción de Público y emitiendo en directo a través de la web del diario.

Por tratarse de la noche de la rentrée, habían preparado sesión doble: dos horas de emisión. Y como esta temporada está previsto que se emitan cuatro programas a la semana, Pablo Iglesias se va a repartir las tareas de presentación con... Juan Carlos Monedero.

Se juntó todo: el anuncio de la muerte de Mandela, los minutos más interesantes del debate y la llegada del momento en que Juan Carlos Monedero, con camisa blanca, tenía que hacer su aparición en escena por primera vez. Entre bambalinas y metiéndome donde no me llamaban -tuve el privilegio de estar entre los testigos de la rentrée- se me ocurrió comentarle que a los realizadores de televisión, por lo general, les molesta el color blanco.

- Pues a mi es lo que me ha dicho el realizador que me ponga, me contestó Monedero.

En seguida pude comprobar que había perdido una magnífica oportunidad de permanecer callado, porque se trataba de la liturgia diseñada para escenificar el traspaso de "poderes": Iglesias, también con camisa blanca, se desprendía de su corbata roja y Monedero se la colocaba para ocupar su lugar y dar paso al segundo debate de la noche con Carlos Enrique Bayo, Tania Sánchez y Jaime Pastor entre los contertulios. Se dedicó a la Memoria Histórica, pero antes contaron en directo, casi fueron los primeros, que Nelson Mandela acababa de fallecer.

Como recuerda mi amigo Juan Luis Piqueras, "Mandela fue un "desobediente", y ahí sin duda estuvo la clave de su victoria: en que su voluntad y su conciencia estaban por encima de cualquier acto represor. En la España de hoy Mandela estaría en las calles, en las mareas, con los desahuciados y frente a este gobierno absolutista". Como La Tuerka.

Mandela el desobediente eligió para morirse la noche del regreso de esta irreverente e imprescindible tertulia, y lo hizo momentos antes que sus presentadores llevaran a cabo el relevo de corbata. Juan Carlos y Pablo, profesores de la facultad de Ciencias Políticas de Madrid son, como Mandela, dos desobedientes con la cabeza muy bien amueblada. Los dos últimos libros de Monedero son "La Transición contada a nuestros padres " y "Curso urgente de política para gente decente" y los de Pablo Iglesias "¡Abajo el régimen!" y "Maquiavelo frente a la gran pantalla". Los cuatro volúmenes son muy recientes. Sus autores recorren España presentándolos y reventando el aforo de las salas donde se convocan los encuentros... y aún les queda tiempo para pasearse por las tertulias de las televisiones generalistas y pararle los pies a esos sobraos de la derecha que hasta ahora no estaban muy acostumbrados a vérselas con contrincantes de tanta envergadura.

Ahora Iglesias y Monedero vuelven con la "La Tuerka", una de las iniciativas de comunicación más higiénicas que existen en este momento en nuestro país. Por eso creo que es bueno celebrar su regreso. La pornográfica impunidad con que se mueve la derecha desde hace dos años necesita de espacios como éste, que a través de internet alimenta e ilustra a quienes hasta ahora se cansaban de buscar algo así hasta que lo encontraron y llevaban meses echándolo de menos. Helo aqui. De vuelta.

Como Mandela, en "La Tuerka" no obedecen ciegamente a nadie y apuestan por la fuerza de la razón; como Mandela saben que el valor no es la ausencia de miedo sino el triunfo sobre él, que un hombre valiente no es aquel que no siente miedo, sino el que se sobrepone a él y consigue al final que ese miedo cambie de bando. Ese Mandela indoblegable es el que Monedero glosa en su blog de este viernes : "No hagáis de Madiba un icono vacío de la resignación- escribe el profesor. No era el Tío Tom: era Malcon X, Lumumba, un pantera negra. Se ha ido con el Che, con Allende, con Chávez, con Ho Chi Min, con Biko y con esos millones de hombres y mujeres anónimas que se reflejan en cada una de esas peleas contra cualquier imperio, contra cualquier opresor".

Mandela se murió la noche que regresaba "La Tuerka". Una casualidad. Pero ahí queda.