Las carga el diablo

Los alcaldes del cambio, una foto potente

Los ocho alcaldes rebeldesTenían que actuar rápido y por fin lo han hecho. La derecha histérica, esa Brunete económica y mediática tan peligrosa como casposa, lleva disparándoles sin parar desde el mismo día en que tomaron posesión. Así que tenían que hacer algo cuanto antes para plantar cara con la mayor contundencia posible. Los ocho alcaldes "rebeldes", que juntos representan nada menos que a seis millones y medio de ciudadanos de este país, han actuado con reflejos y este fin de semana han organizado un primer encuentro conjunto. Entre ellos hay sensibilidades políticas diferentes pero un denominador común: en nombre de la gente que les ha elegido no están dispuestos a dejarse avasallar.

La foto de los ocho sentados en la misma mesa muy potente: de izquierda a derecha vemos a Martiño Noriega (Compostela Aberta); Dolors Sabater (Guanyem Badalona); Manuela Carmena (Ahora Madrid); Joseba Asirón (Bildu), alcalde de Pamplona; Pedro Santisteve (Zaragoza en Común); Ada Colau (Barcelona en Comú); Xulio Ferreiro (Marea Atlántica), alcalde de A Coruña y José María González Kichi (Por Cádiz Sí Se Puede). Los ocho se reunieron en Barcelona, no solo para decir aquí estamos sino porque conocen el soberano marrón que tienen por delante y eso, la verdad, pues se afronta mejor juntos que por separado. Hay mucha faena, y sólo "rascar la pintura" les va a tener entretenidos un tiempecito.

Urge poner en valor el significado profundo e indiscutiblemente renovador que tuvieron las elecciones municipales del pasado 24 de mayo, aunque ni la prensa ni la radio ni las teles se hagan prácticamente eco de ello salvo para poner a parir a los nuevos consistorios y a sus responsables. O para meter cizaña entre Podemos y ellos, como hacía descaradamente este sábado El País. Desde el 13 de junio, fecha de la toma de posesión de las alcaldías, el cabreo de los desalojados es tal que dedican todas sus fuerzas a torpedear sin compasión el trabajo de sus sucesores e impedirles que gestionen mínimamente en paz.

- Nos siguen tratando no como adversarios políticos -contaba Pedro Santisteve tras la reunión, durante su turno de palabra ante miles de personas en la antigua estación del Norte de Barcelona-, nos siguen tratando como enemigos a eliminar.

Están muertos de miedo los recién desalojados. Miedo a que se descubran sus tropelías, mamandurrias, desahogos y mamoneos varios. Miedo a que sus sucesores cumplan sus promesas y sean decentes de verdad, a que los ciudadanos comiencen a percibir el aire fresco producto de la apertura de puertas y ventanas en los ayuntamientos y deje por fin de oler a rancio y a naftalina en los despachos y en los salones de plenos. Miedo a que la gente descubra que las dependencias municipales son suyas, de todos. Miedo a que eso se traduzca estas navidades, cuando votemos en las generales, en el correctivo en toda regla que se llevan mereciendo desde hace tanto tiempo...

- Nos han legado un modelo policial militarizado y enfrentado a la ciudadanía, denunciaba Joseba Asirón

- Tras las semanas que llevo en el ayuntamiento tengo que decir lo que verdaderamente pienso, y es que a los antiguos regidores municipales no les importaba la gente, exclamaba Manuela Carmena.

- Somos la respuesta a una situación de emergencia social, diseñaremos un tejido de alternativas y trabajaremos en red, en red de ciudades rebeldes, contaba Martiño Noriega.

Y en estos días, ¿qué mayor situación de emergencia social que el drama de los refugiados? Se han adelantado a la hora de tomar decisiones en este asunto y declararse como ciudades de acogida, lo que ha dejado a muchos con el culo al aire.

Mientras los Estados ponen excusas, las ciudades ya nos hemos organizado, explicaba Ada Colau, anfitriona del encuentro

los 8 alcaldes rebeldesMás de dos meses y medio hace ya que tomaron posesión de sus cargos, y por fin parece que empiezan a reaccionar. Me alegro, porque algunos nos estábamos impacientando al comprobar la escasa contestación a tanto ataque de quienes, antes de marcharse, han dejado firmados contratos que hipotecan por meses y años buena parte de los presupuestos municipales. De quienes, hasta el último día en que ocuparon sus sillones, han estado haciendo de las suyas; de quienes han dejado tras sí escandalosos asuntos pendientes que complicarán y obstaculizarán gravemente la nueva gestión. De quienes, ahora en la oposición, continúan poniendo palos en las ruedas y chinas en los zapatos.

- Nos tienden trampas y caemos, pero ojalá conservemos la ingenuidad, decía Xulio Ferreiro.

La ingenuidad... y el buen humor, que Kichi reivindicaba así:

- Cuando la tristeza parece un mandato oficial, la alegría colectiva es una bonita forma de desobedecer.

A ver lo que les dura el buen rollo, a ver cuánto dura la alegría en casa del pobre y no empiezan a defraudarnos. Para noviembre, en A Coruña, en plena "histeria" preelectoral, han fijado su próxima reunión. La siguiente, en enero de 2016, será en Cádiz, en vísperas de Carnavales.

J.T.

P.D.

1. Por si os interesa ver el acto público que tuvo lugar tras la reunión, aquí tenéis el enlace del vídeo con la grabación. Los alcaldes intervienen a partir del minuto 36 y el turno lo abre Manuela Carmena. 

2. Entre los comentarios recibidos a las pocas horas de la publicación de este post, algunos de vosotros habéis hecho notar las ausencias en el acto de Jorge Suárez, Francisco Guarido y Joan Ribó, alcaldes de El Ferrol, Zamora y Valencia respectivamente. A mí también me parece que tendrían que haber estado.