Las carga el diablo

Rajoy no se atreverá a debatir

los cinco magnificosNo se atreverá. Mariano Rajoy no debatirá, no tendrá narices de hacerlo si el "combate" no está amañado de antemano. Campeón mundial del escaqueo, esto de dar la cara a pecho descubierto no fue nunca, ni lo es ahora, precisamente lo suyo ¿Debatir? ¡Anda ya! Y además, con advenedizos y perroflautas, pero ¿qué se han creído estos niñatos? Ni borracho.

Acostumbrado al plasma y a huir por los garajes, a entrevistas-lametones de entregados a la causa como Herrera y Lomana, a ponerse de perfil desde que era presidente de la Diputación de Pontevedra hace treinta y dos años, salir ahora a la palestra a batirse el cobre, y además con principiantes como Sánchez, Iglesias, Rivera o Garzón, le suena casi a cachondeo. Pero ¿qué se han creído? Con Sánchez y en formato blindado podría ser, ¿pero con los demás? ¡Anda ya!

Él, que desde que llegó a la presidencia del gobierno no ha tenido más remedio que tomar dolorosas medidas por nuestro bien; él, que ha evitado el rescate y obtenido el reconocimiento de su admirada Ángela y demás prebostes europeos, que lleva cuatro años codeándose con lo más granado del mundo mundial... quieren ahora que se rebaje a miserables debates con cuatro donnadies ¿Estamos locos?

Al menos él, cuando en 2008 se enfrentó a Zapatero dos veces, tenía un currículum detrás, ministro de Administraciones Públicas, de Educación y Cultura, Interior, Presidencia, portavoz del gobierno, vicepresidente... trayectoria ésta que le avalaba para poder hablar de no sé que niña durante aquel dichoso debate, aunque tan imaginativa ocurrencia no le sirviera para ganar.

Él, que en 2011 tuvo de contrincante nada menos que a Rubalcaba, ¿quieren ahora que se ponga a pelear con cuatro advenedizos? Además, su otrora admirado José María Aznar no se prestó a debatir siendo presidente del gobierno y le fue bien ¿Por qué ha de hacer él ahora otra cosa? De los cinco debates entre aspirantes a la Moncloa que han tenido lugar desde 1978, tres los ha protagonizado él, Mariano Rajoy Brey ¿no es suficiente? Los otros dos Aznar, en 1993, y los perdió. Siguió gobernando Felipe hasta que en 1996 el PP ganó las elecciones sin necesidad de debates ni gaitas. Además ¿qué culpa tiene él, pobre, de haberse visto obligado a gobernar en tan complicados tiempos de crisis?

Total, que no, que no debatirá. No debatirá y, si pudiera, cortocircuitaría cualquier posibilidad de darle voz a esas pertinaces "moscas cojoneras" que, por haber conseguido cinco diputados en Europa o veinticinco en Catalunya se creen ya los reyes del mambo. Ya le hacen el trabajo sucio las televisiones públicas escondiéndolos todo lo que pueden, y periódicos como El País demonizándolos, pero no es suficiente.

Andan por ahí recitando un interminable memorial de agravios contra mí y encima tienen labia, los cabrones. Menos mal que los espacios gratuitos de propaganda electoral se reparten en función de los resultados anteriores en las urnas y ahí no existían ni Ciudadanos, ni Podemos, ni la madre que los trajo. Por eso se empeñan en debatir, pero se van a quedar con las ganas.

No, no se atreverá. Lleva demasiados años en esto y aunque no sepa por qué llueve, ni si los catalanes son europeos o no, lo de evaluar pros y contras a la hora de tomar decisiones lo tiene claro. Y sabe que bajando a la arena de los debates tiene mucho que perder y poco que ganar. A menos que se trate de enfrentamientos encorsetados y en clave bipartidista. Eso puede que le mole, como hizo Susana Díaz en Canal Sur en las últimas elecciones autonómicas andaluzas, con IU de convidado de piedra. ¿Pero formato abierto sin temas cerrados y pactados y con preguntas ciudadanas desconocidas de antemano? ¡Ni borracho! ¿Estamos locos?

J.T.