Las carga el diablo

No tendremos otra oportunidad igual en mucho tiempo

evento20DicEs ahora o dentro de otros cuarenta años.

La ocasión, dice el refrán, la pintan calva y he aquí, mire usted por dónde, que la tenemos a tiro de piedra: el próximo 20 de diciembre. Ya falta menos, ahora es el momento que llevábamos tanto tiempo esperando.

No podemos desaprovechar esta oportunidad. Como dejemos pasar el tren del 20-D nos van a correr a gorrazos todos los que pusieron en marcha el 15-M, quienes han estado trabajando a diario durante cuatro largos años organizando mil y una jornadas de protesta ciudadana, los movimientos sociales, vecinales, profesionales, sindicales... La izquierda tiene la obligación de no defraudar las expectativas que ha generado. Y no va a volver a haber otra ocasión como ésta en los próximos cuarenta años.

Así lo explicaba el otro día en "Enfoque", un programa de HispanTV en el que debatí con representantes de Unidad Popular, Podemos y el Partido Socialista. Les dije a ellos, a Sol Sánchez, Raúl Peña y Pedro Reig, que es un verdadero gusto ver a tanta gente joven hacer política, a gente competente dispuesta a meterse en las instituciones para cambiarlas, a tanta gente fresca currando a destajo y transmitiendo una ilusión impensable hasta hace bien poco. Que dure... y que luzca.

Llevamos cuatro años dotándonos de autoridad moral para propinarle a los desaprensivos que ahora nos gobiernan la más contundente patada en el culo que les hayan pegado en su vida. Todo lo luchado, todo lo soñado, todo lo trabajado para acabar con la hegemonía del bipartidismo tiene que cristalizar ahora. Cambiando el paisaje del Congreso de los Diputados. Llevando a sus escaños la esperanza y la voluntad de cambio de una calle que ha hervido durante estos años clamando indignada contra la interminable lista de fechorías perpetradas por Rajoy y los suyos. Que los nuevos diputados nos ayuden a quitarnos las legañas, que consigan descorrer todos los velos y dejar al aire las vergüenzas de sus antecesores. Que acaben así con la impunidad y la inmunidad de quienes nos llevan chuleando desde hace ochenta años, y con la de sus hijos y nietos, que son quienes han continuado vacilándonos hasta ahora.

urnaEstamos a tiempo, chicos. Estamos a tiempo de dejarnos de gaitas, ya está bien de darle la razón eternamente a los Monty Python y acabar a tortazos entre el Frente Judaico Popular y el Frente Popular de Judea. Hay que frenar en seco a quienes se frotan las manos con el espectáculo de la división en la izquierda y su irritante cainismo suicida.

Insisto, no tendremos una oportunidad igual en mucho tiempo. Me viene a la memoria algo que no hace mucho dijo el actor José Sacristán: "la impunidad con la que la derecha ha operado, el descaro, la grosería, el desprecio… es porque sabían que no tenían contrincante. No nos engañemos. Aquí hay niveles de culpabilidad pero inocentes hay muy pocos. A pesar de todo lo que se sabe, muchos de estos pueden volver a ser votados y aplaudidos, y será el momento de reconocer que somos un país de mierda".

Espero que Sacristán no tenga razón y que, si se vuelve a fracasar esta vez también, nadie sea tan cínico como para ponerse a llorar por la pérdida de lo que no se supo pelear con la determinación y los redaños suficientes. Porque la próxima oportunidad, no nos quepa duda, será dentro de otros cuarenta años. Como mínimo.

J.T.