Opinion · Las carga el diablo

Ada Colau, Susana Díaz y el café para todos

20151216-635859001506398567_20151216220543-kEaH-U30945572785U2D-992x558@LaVanguardia-Web

Lo recordaba Ada Colau hace unos días: «Solo hay una receta: respeto y fraternidad». Dos ingredientes imprescindibles para seducir votantes y crear «sólidas alianzas en todo el Estado».

Todo lo contrario al estrés y la crispación que transmite Susana Díaz cada vez que habla. No, Susana, no. No quiero que me salven políticos como tú, crecidos en la desconfianza y curtidos en la conspiración.

diaz_560x280No, Susana, España no es como tú ni como según qué miembros de tu partido, todo el día con la faca en la mano izquierda, mientras con la derecha os santiguais. No. Susana, no. España no se va a romper porque haya más democracia, ni porque la gente reclame derechos legítimos, ni porque se abran las urnas para conocer cómo, una parte de sus ciudadanos, quieren que sea su futuro. No, Susana, no, el camino no es ni que os despellejéis dentro de tu crispado partido ni que demonicéis a quienes no piensen como vosotros.

Quizás convenga recordar, oh Susana, que has llegado donde estás porque te colaste por la puerta trasera, por una carambola a tres bandas que pasó por la huida de Chaves, la posterior marcha forzosa (por un asunto de presunta corrupción relacionado con su mujer) de Rafael Velasco como número dos del psoe andaluz, dimisión que te aupó y te dejó el camino libre; y finalmente el cansancio de Griñán. Las urnas que te legitimaron llegaron mucho después que tus primeros paseos por Ferraz sacando pecho.

Como andaluz, humildemente me permitiría pedirte que apostaras por la humildad. No me siento representado por tu soberbia ni  tu prepotencia, que me producen verdadera vergüenza ajena. No sé qué guerras te traes con Pedro Sánchez, y la verdad es que me interesarían muy poco si no fuera porque, en momentos como éste, esas trifulcas nos afectan a todos y desvían el tiro de a donde verdaderamente debería dirigirse.

En nombre del tradicional espíritu progresista de tu partido, en nombre de la esencia que lo dota de sentido, en nombre de las veces que gente como yo os votó en otros tiempos, te pediría que reconsiderases planteamientos frentistas y guerracivilistas como los que últimamente vienes manifestando.

Que Podemos quiere romper España, dices. No te lo crees ni tú. Me gustaría verte defender esa hipótesis en un debate con Pablo Iglesias. O con Teresa Rodríguez, a quien tu Canal Sur por cierto, aferrándose a la legislación vigente, le prohibió medirse contigo en la campaña electoral andaluza del pasado mes de mayo.

El futuro de este país, oh Susana, no puede pasar por las tesis que tú mantienes, y menos aún si eso se hace desde un partido progresista. Es una verdadera pena que en muchos pagos se te compare con Esperanza Aguirre, que crispa, tensa y da esplendor al enredo y al embrollo como nadie. Ese no va a ser tu camino, ¿verdad?

«Ya no hay café para todos, solo para Ada Colau”, has llegado a decir. Y a mí esa frase, como a la alcaldesa de Barcelona, «me suena a vieja, me suena a pasado. La frase y la estrategia que hay detrás: confrontar pueblos para sacar rédito político. Una estrategia irresponsable -como también afirma Colau- que nos ha llevado a un bloqueo del que no saldremos con más crispación y polarización, sino con más respeto hacia la diversidad y con más fraternidad entre pueblos».

Más fraternidad hace falta, Susana, y menos «cultura de  partido», ese concepto añejo que prioriza intereses internos y se olvida de lo que verdaderamente importa a a la ciudadanía de a pie. Me gustaría saber, este lunes 28, el tiempo que le dedican en el Comité Federal socialista a preguntarse por qué su partido ha perdido millones de votos, especialmente en los barrios populares, y el que emplean en dispararse dardos envenenados. Me gustaría saber cuánto tiempo le van a a dedicar a hablar de Catalunya en serio, a plantearse acabar con las puertas giratorias o con la vergonzosa dependencia de la Justicia del poder ejecutivo… y cuánto a reprocharse los unos a los otros la catástrofe electoral mientras entre todos le van haciendo la cama a Pedro Sánchez sin piedad.

No, Susana, no. Aquí nadie quiere romper España, sino que las cosas dejen de ser como siempre han sido. Es el momento del cambio protagonizado por la gente común. Hombres y mujeres, como diría Ada Colau que «quieren decidirlo todo desde abajo, y que no tienen miedo a resolver los conflictos políticos con la única solución válida en democracia: más democracia»