Las carga el diablo

2016: Cómo ha cambiado el cuento

las cupEl 3 de enero de 2014 faltaban aún 14 días para que naciera Podemos y, fuera de Catalunya, pocos sabían qué eran exactamente las Candidaturas de Unidad Popular (CUP) que, por primera vez en su historia, ocupaban tres escaños en el Parlament desde finales del 2012.

Dos años justos después, en plena resaca aún de las fiestas de Año Nuevo, la política española giraba el primer domingo de 2016 en torno a las decisiones que pudieran tomar estas dos formaciones políticas. Mucho ha cambiado el cuento. Los periódicos y los partidos políticos de toda la vida continúan intentando analizar lo que sucede con las claves de siempre y todos se van estrellando, pero insisten.

podemos-gtres--644x362Que el futuro de Catalunya y, en consecuencia, el de toda España, lleve más de tres meses pendiente de un grupo hasta ahora ninguneado, pero firme en sus convicciones e inequívocamente demócrata, es un elocuente guiño del destino para que espabilemos y nos dejemos de pamplinas. El momento político que vivimos está sugestivamente abierto y exige poner la imaginación a funcionar. Estamos, entre todos porque todos hemos votado, propiciando una nueva manera de hacer y pensar en política. Tanto en Catalunya como en el resto de España los votantes lo hemos entendido, y por eso los resultados son los que son. Los que vienen dedicándose a la política desde hace decenios lo intuyen pero se resisten a admitirlo porque eso supondría cuestionar, por no decir dinamitar, sus referentes de funcionamiento hasta ahora.

El mundo del cronista político (tan infestado de "casta" como las instituciones) se empeña en analizar todo lo nuevo que ocurre utilizando las mismas claves de siempre. Resbalan y se equivocan a diario pero parece importarles poco. Ya acabará la realidad, parecen pensar, ajustándose a sus agudos análisis.

Interpretan cifras, hablan de reparto de prebendas y juegan a adivinar lo que pasará ateniéndose a los esquemas de siempre: mayorías aritméticas, trozos de pastel, gitaneo y mamandurrias varias... Intentan hacernos creer que solo se puede negociar y pactar como González o Aznar lo hacían con Pujol y Arzallus, y rechazan toda insinuación en la que se les plantee que las cosas no pueden continuar siendo, ni haciéndose, de la misma manera que siempre.

No es que Podemos, En Comú, las CUP, las Mareas, Compromís no vayan ya por ese camino. Es que, si por casualidad se les ocurriera ir por ahí, saben de sobra que estarían firmando su propia ruina. Han vendido honestidad, decencia y una manera diferente de hacer las cosas en política. Bien, pues aquí tienen la oportunidad. Servida en bandeja de plata, y los estamos esperando. Si las fuerzas emergentes cumplen lo prometido y no olvidan el discurso que les puso donde están, las varas de medir el funcionamiento político de los últimos cuarenta años ya no sirven.

Pero la resistencia a entender esto, por parte de los partidos políticos de siempre, y también por los vetustos medios de comunicación, continúa siendo demasiado fuerte. Les cuesta digerir tanta novedad en tan poco tiempo. Han hecho lo imposible por hundir en la miseria a quienes llamaban a la puerta, los han ninguneado y vituperado hasta la extenuación, pero parece que el tiro les ha salido por la culata.

Siguen frotándose los ojos, quienes han venido partiendo el bacalao durante los últimos decenios, pensando que están viviendo una pesadilla de la que les gustaría despertar. Todavía no acaban de entender cómo es posible que cuatro perroflautas de Podemos y las CUP les hayan robado la cartera. Así lo piensan pero están muy equivocados porque ni eran cuatro, ni eran perroflautas, ni se han dedicado como otros a robar, durante años y a manos llenas, el dinero de todos.

J.T.