Las carga el diablo

Cebrián y González quieren periodistas acojonados

cebrian-y-felipeLo peor que le puede pasar a una democracia es que un periodista, antes de volcar una idea por escrito, se tiente la ropa y calcule si le conviene hacerlo o no. Que por temor a represalias, por la hipoteca, el colegio de los niños o los garbanzos ese periodista acabe envainándosela y apostando por lo políticamente correcto, dejando para otro día eso de sacar los pies del tiesto. Ni "mijita".

Cuando en el universo periodístico de una democracia proliferan los acojonados, caen los brillantes, mandan a los infiernos a quienes osan tener ideas propias y ascienden los trepas y los pelotas, esa democracia es mucha menos democracia.

Cuando en una democracia, quien escribe sin pelos en la lengua es considerado un valiente, un audaz... o un irresponsable, esa democracia es mucha menos democracia.

Cuando respetadísimos colegas de contrastada competencia profesional acaban poniendo sus plumas y sus micrófonos al servicio de su señorito cuando a éste le pegan cuatro gritos en una universidad, algo grave está pasando.

Ya está bien de mentiras. A Juan Luis Cebrián nadie le prohibió hablar en la universidad. Sencillamente (como le ocurrió a Felipe González, compañero de alegrías y fatigas del presidente de Prisa) no se atrevió. Pero en su radio llamaron fascistas a los alumnos que se manifestaron, y egregias plumas de su principal periódico señalaron con el dedo a un partido político acusándolo... de señalar con el dedo ¿No es maravilloso?

Cuando en una democracia los periódicos copian y pegan sin pudor el argumentario de un partido político atribuyendo a sus adversarios la inspiración y la instigación de una protesta universitaria, algo no funciona como es debido. Algo va mal. Algo huele a podrido.

Cuando en una democracia solo encuentras unanimidad a favor de unos y en contra de otros por mucho que busques y rebusques, cuando quienes tienen razones y argumentos para desmontar esas falsedades y rechazar tanta patraña apenas encuentran plataformas en las que hacerlo... algo va mal, algo huele a podrido en esa democracia.

Cuando en esa democracia (?) se produce un golpe de estado interno como el que ha ocurrido en el psoe y nadie, o casi nadie, lo califica así en ningún periódico, radio ni televisión, algo muy grave está pasando.

Cuando, mientras escribo esto, yo mismo me pregunto si no estaré metiéndome en un evitable charco, si no me estaré pasando de bicho raro, es que empiezo a necesitar más gimnasia mental de la que hago habitualmente, si no quiero acabar también yo perdiendo la perspectiva. O peor, si no quiero acabar acojonado como tantos lo están, o parecen estarlo.

Porque cuando a nadie le leo ni le oigo en ningún medio cosas así (en las barras de los bares con un par de gin tonics sí que las escucho, y mucho peores) igual me tendría que entrar miedo y dejarme yo también de tonterías. Está claro que soy un incauto y un insensato.

Pero es que no puede quedar para la historia que la protesta universitaria fue como se empeñan en contarla. No hablaron porque no quisieron. Por mucho que ellos, Cebrián y Felipe, se empeñen en propagar lo contrario repitiendo mil veces la misma mentira con todos los medios técnicos y humanos de que disponen para hacerlo. Y mientras tanto Susana, su brazo armado, ahí sigue ella, cosiendo y cosiendo. O tejiendo y destejiendo más bien. Y Rajoy, frotándose las manos.

J.T.