Las carga el diablo

10 razones por las que hay que intentar que el PP no gobierne en Madrid

1. La memoria triste del tamayazo tiene que pasar a la historia de una vez por todas. Para quien no recuerde qué pasó, se lo resumo: en junio de 2003, días antes de la inminente investidura de Rafael Simancas en la Asamblea de Madrid por el Partido Socialista, dos diputados del Psoe llamados Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez no comparecieron en la sesión de constitución de la cámara autonómica, aquella traición propició que el PP obtuviera la presidencia de la mesa y hubiera que repetir elecciones; en"segunda vuelta" ganaron los populares y fue entonces cuando comenzó el infausto reinado de Esperanza Aguirre.

2. Gürtel, Púnica, Lezo y demás latrocinios no pueden acabar siendo blanqueados. Las tramas corruptas del PP más escandalosas en lo que va de siglo se han producido en Madrid, donde el entorno de Aguirre está pendiente de varios juicios. Muchos saben ya lo que es la cárcel, entre ellos Ignacio González y Francisco Granados, dos de sus más destacados lugartenientes.

3. Existen opciones en que los números dan para evitar la catástrofe. O las catástrofes. Porque si malo es que Vox marque la hoja de ruta para cerrarle el camino a la izquierda, no lo es menos la catadura de la candidata y el candidato designados por el PP para gobernar la Comunidad y el Ayuntamiento.

4. Los fondos buitre que alimentó Ana Botella no deben volver a revolotear sobre las viviendas de los humildes nunca más. Los desaprensivos inmobiliarios no pueden volver a campar por sus respetos en Madrid. Los precios, tanto de los alquileres como de la compraventa de pisos, tienen que dejar de dispararse. Basta ya de especulación salvaje.

5. No es de recibo perpetuar las alargadas sombras de Aguirre y Botella, ni de volver a los tiempos de las prebendas y las mamandurrias. Un territorio tan abierto, moderno y vivo como Madrid necesita gente en las instituciones que apuesten por el aumento de las libertades y no por su merma.

6. Cuatro años completitos escuchando a Almeida y Ayuso similares salvajadas a las proferidas durante la campaña electoral no va a haber quien los soporte ¿De verdad que la derecha no tenía nadie mejor que presentar como cabezas de lista? De imaginar los números que finalmente obtuvieron, ¿habrían sido ellos los elegidos?

7. Han de comerse con patatas la precipitada fotografía de la noche del domingo electoral, intentando encubrir el fracaso con una perfomance que los periódicos de la capital -¡qué casualidad, oye!-no tardaron en hacer suya para abrir los periódicos de la mañana siguiente: Casado, Almeida y Ayuso dibujando con los dedos la V de la victoria a las puertas de la sede del partido, sobre un atril improvisado a toda prisa.

8. Hermann Terstch y personajes de similar naturaleza no deben volver a Telemadrid. Los medios de comunicación públicos tienen que desencanallarse ya. Basta de frentismo, de tertulianos cupo, de información sesgada y argumentarios teledirigidos.

9. Tanto el Ayuntamiento como la Comunidad merecen gestores sin constructoras detrás, buenos gobernantes, juego limpio y espíritus sin contaminar. Representantes que te permitan dormir tranquilo porque sabes que van a trabajar para continuar rebajando deuda y planificando un futuro menos hipotecado y más apetecible, no pensando en cómo llenar sus bolsillos y los de sus amigos.

10. Madrid es el espejo de España ante Europa y el mundo y lo que sucede en la capital, en buena parte concierne también al resto del país. Aún estamos a tiempo de evitar el desastre. Tenemos que dar la talla en materia medioambiental, calidad de vida, derechos ciudadanos… Estar a la altura de tantas iniciativas con proyección de futuro puestas en marcha ya en muchos de los principales núcleos urbanos de todo el mundo. Y, por supuesto, cumplir con las indicaciones de la Unión Europea, entre las que la lucha contra la contaminación ocupan un lugar prioritario.

J.T.