Las carga el diablo

Page, esa pesadilla

De bolo en bolo, anda Emiliano García Page paseándose estos días por los medios para proclamar "Presupuestos, caca", "Podemos, culo", "Bildu, pedo", "catalanes, pis". Y se lo rifan. Se pelean por proporcionarle toda la cancha posible. Los panfletos de la derecha lo adoran, en Atresmedia lo veneran, en 13TV le hacen la ola como en la Cope, Onda Cero o Radio Nacional, que manda narices también el vergonzante papel que lleva meses haciendo la radio pública.

Page, con Vara y Lambán, son los tres tenores de la discordia que, a pesar de participar activamente en el golpe contra Pedro Sánchez el 1-O de 2016, salieron vivos y ahí siguen, poniendo todos los palos que pueden en las ruedas al Gobierno de coalición ya que, al recuperar el poder, el reelegido secretario general del PSOE no los mandó al infierno como ellos hicieron con él.

En la gira por los medios con la que el presidente de Castilla-La Mancha nos deleita estos días, TVE y la Ser tenían que estar ahí, faltaría más. Así que esta misma semana Page ha toreado en ambas plazas, el pasado miércoles en "La noche en 24 horas" que presenta Xavier Fortes, y este viernes en el "Hoy por hoy" de la Cadena Ser con Ángels Barceló.

"No puede ser que Podemos nos marque la agenda", "a este paso nos van a comer el terreno", "nos están arrastrando a una esquina del tablero político que está muy fuera del sitio habitual de las grandes", Pablo Iglesias, "nos hace comulgar con ruedas de molino constantemente", grita desesperado Page, que se encarga también de dejar bien clarito lo poco que le gusta "que sea Podemos quien salga ganando con los acuerdos presupuestarios".

"Esto nos pasa por no haber llegado a un acuerdo con Ciudadanos en el verano del 19". Y ahí sigue enrocado el hombre, con su patético lamento: "No salió (el acuerdo), se repitieron las elecciones y al final se fue a un gobierno en el que se tiene que estar permanentemente en vilo, esa es la realidad".

"En vilo" porque se depende de "independentistas y filoterroristas". Es Page quien habla, no Casado ni Abascal, quede claro: "El acuerdo con Bildu no tiene un pase, no han hecho un proceso de reconciliación y están exigiendo a cambio de seguir aportando votos". ¿Habrá argumento más pobre para intentar desautorizar los Presupuestos? Parece claro que no han encontrado flecos por dónde meter mano y hay que recurrir al comodín de siempre: demonizar a una formación política cuyos representantes en el Congreso de los Diputados tienen la misma legitimidad que ellos, algo que no parece entrarles en la cabeza.

La verdad es que Page se lía un poco cuando pasea sus temores de radio en radio o de tele en tele: por un lado admite que "todo el mundo sabe que los presupuestos son la clave de bóveda de la legislatura" y por otro lamenta que "la derecha, que lo sabe, no dé tregua al Gobierno". Así que, como la derecha no le proporciona esa tregua, va él junto a los barones díscolos, y tampoco se la conceden, ¿no es maravilloso?

Seguí escuchando, atónito, con los oídos bien abiertos pero con la nariz tapada, y no daba crédito. Atención a esta perla: "Al coste que están saliendo, estos presupuestos acabarán prorrogándose indefinidamente" ¿Y eso es bueno o malo?, señor Page, prefiere acaso los de Montoro?, me escuché a mí mismo preguntar en voz alta mientras el todavía socialista –al menos, de carnet- continuaba con sus lamentos: "los que están para sacarle los pelos de la gatera al Gobierno lo están aprovechando".

"Aprovechando", ahí queda eso, el verbo "aprovechar" en boca de un político que sabe que se dice "pactar", y que los pactos son la esencia de la política, como él bien ha practicado. En 2015 recurrió a Podemos para conseguir la investidura. "Es verdad", reconoció en el 24 horas de TVE, pero acto seguido añadió: "Claro que entonces eran puros y no quisieron gobernar en coalición para no mancharse. Ahora parece que han abandonado ya ese tipo de prejuicios". ¡Ea!

La verdad es que por donde pasa lo va bordando, el tío. Con correligionarios así, ¿para qué necesita Sánchez adversarios de derechas? Quienes desde la izquierda continúan aún justificando las astracanadas de Page lo hacen argumentando que su electorado es muy de derechas, y si él no habla así, el PSOE pierde los votos que tiene en Castilla-La Mancha. ¿Seguro? ¿Seguro que el socialismo tiene que vender un mensaje fascista para no perder votos? Pues mal negocio, ¿no?

Cuando escucho los desafueros de cualquiera de los tres tenores, con Page de estrella estos días, no puedo evitar acordarme de Paco Martínez Soria en "Don Erre que erre". Enrocados en una postura añeja que los aleja de lo que piensan hoy los jóvenes de este país y gran parte de la ciudadanía, que quiere un futuro mejor y en el que quepamos todos. Un país en el que ningún partido cuestione el derecho de cualquier otro a estar en el gobierno. El fondo de los presupuestos es bueno, reconocen, pero insisten: "el peaje es doloroso". Vamos a dejarnos de gaitas de una vez: Doloroso, ¿para quién?

J.T.

.