Opinion · kⒶosTICa

39 años de reinado: de EA0JC a @CasaReal

“Pronto espero que la tengamos en el aire, aunque yo creo que ella quiere empezar a lo mejor por uno o dos metros para irse entrenando un poco. Pero, en fin, ella, con la memoria que tiene, seguro que nos lía a todos en ruedas y en piñas, o sea, que lo pasaremos estupendamente”. Son palabras del rey, refiriéndose a su hermana, la infanta Margarita, en la madrugada del 28 de febrero de 1980, en pleno referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico de Andalucía.

Se trataba de un QSO de 80 metros, como se denomina a la senal utilizada para mantener una conversación entre varios radioaficionados, en el se puede escuchar a Fernando de Elzaburu Márquez, marqués de las Claras (EA4UN), hacer de maestro de ceremonias y a varios radioaficionados charlar con el rey, cuyo distintivo es EA0JC.

Un charla en la que tan pronto se puede escuchar al rey decir “te he oído con interferencias pues alguno ha debido soltar el perro por ahí”, como despedirse a punto de ser las dos de la madrugada con un “yo querría despedirme porque si no mañana me va coger con los párpados un tanto caídos”.


Por aquel entonces el Borbón contaba con un Transceptor Drake TR-7, un amplificador lineal Drake L7 y un micrófono dinámico Drake 7077 y su afición le venía de su padre, que fue quien le enseñó a ‘navegar’. Una hobby, por otro lado, que cultivaría con los años y que, entre otras cosas, le permitiría conectar con amigos íntimos como el rey Hussein de Jordania.

EA0JC pronto hizo las delicias de la comunidad de radioaficionados, que rastreaban por las noches en vela con la intención de dar con el monarca en el aire. 34 años más tarde, más de 100.000 pueden seguir al Borbón aunque, eso sí, de un modo mucho menos personalizado. El pasado 21 de mayo, a las 10:57 horas de la mañana, la Casa Real hacía oficial su cuenta en Twitter.

Desde entonces y en menos de 15 días, ya ha superado los 100.000 seguidores, aunque para ello ni siquiera le hayan hecho falta un centanar de tuits y, mucho menos, la reciprocidad de las cuentas a las que sigue que, en realidad, tan sólo son ocho: La Moncloa, el Senado, el Congreso, la Monarquía británica, la Casa de Clarence (príncipe de Gales y descendientes), la Casa Real noruega, la Casa Real holandesa y el Gran Ducado de Luxemburgo.

Una cuenta de Twitter que, en realidad, sólo los ingenuos pueden pensar que está gestionada por el propio rey o que éste vierta en 140 caracteres la campechanía que muchos aplauden. Nada más lejos de la realidad. Desde que ayer la Casa Real utilizara su cuenta de Twitter para anunciar la abdicación, ha tuitado hasta 58 veces, lo que supone en un sólo día un 60% más que en los doce días previos (ver gráfico superior).

La mayor parte de estos tuits buscan recordar algunos momentos del su reinado y, sobre todo, ensalzar los de la vida del príncipe heredero, dejando muy atrás en su timeline el anuncio de la abdicación. En pocas palabras, ha pasado de tuitear con cuentagotas a casi caer en el spam tuitero. ¿Será esto parte de la renovación a la que hizo referencia en su discurso de abdicación?