kⒶosTICa

El Facebook ideal para Fernández Díaz

Desde que 'viera la luz' en un viaje a Las Vegas, el ministro Jorge Fernández Díaz destila una ferviente devoción cristiana que plasma en muchos de sus actos, como son el pago de viajes a Guardia Civiles para ver a la virgen de Lourdes. De esta manera compensa otros de sus actos, como la violación de DDHH en las fronteras o de libertades civiles con la Ley Mordaza. Esta semana, sin ir más lejos, después de su reunión con Rodrigo Rato y el alud de críticas que le han llovido por ello, Fernández Díaz se ha negado a a comparecer porque, quizás, considera que sólo hay uno digno de juzgar sus actos y, así, no tiene previsto comparecer hasta septiembre, para una beatificación.

Si juntamos ese cristianismo opusino de Fernández Díaz y lo mezclamos con su deseo de controlar y cercenar la libertad en las redes sociales, obtenemos un cóctel que, en realidad, ya se sirve en otro rincón del mundo. Hemos puesto la mirada en Brasil para descubrir el que sería el Facebook ideal para el ministro del Interior. Se trata de Faceglória, la versión alternativa de Facebook que han creado en Brasil y para ofrecer una red social libre de pecados. La idea surgió de un grupo de cristianos evangélicos y ya supera los 100.000 miembros en un solo mes de funcionamiento (a años luz de los 1.500 millones de usuarios activos de Facebook). En lugar de un botón de "Me Gusta" existe uno con "Amén".

PososAnarquia_Facegloria

Se trata de una red en la que Jorge Fernández Díaz se movería como pez en el agua, una red en la que está prohibido blasfemar o subir contenido erótico o de temática gay. De hecho, hay una lista de cerca de 600 palabras prohibidas y alrededor de una veintena de voluntarios patrullando la red social para asegurarse de que todos los miembros siguen al pie de la letra su moralidad, prestando especial atención a los autorretratos en biquini, por ejemplo. Fotos fumando o bebiendo alcohol, presumiblemente, no pasarán el filtro de la patrulla moral.

El lema de Faceglória es crear un espacio en el que sus miembros puedan "hablar de Dios y el amor y extender su palabra". Éste último punto es clave para atraer miembros, pues una de las grandes máximas de los evangélicos es la de predicar y propagar el cristianismo, objetivo para el que las redes sociales pueden jugar un papel clave.

Atilla Barros, diseñador de la web y uno de los fundadores, lo tiene claro: había que hacer algo contra el hecho de que "en Facebook se ve mucha violencia y pornografía". Según indica Barros, "queremos ser moral y técnicamente mejores que Facebook. Deseamos que todos los evangélicos brasileños cambien a Faceglória".

Alguna de las últimas iniciativas llevadas a cabo por Facebook, como el ‘Celebra el Orgullo’ que permitía colorear las fotos del perfil con la bandera del arcoíris con motivo de las últimas celebraciones del Orgullo LGTBI, no gustaron a muchos cristianos y han querido desmarcarse. Así fue como junto con otros evangélicos decidieron crear Faceglória, que cuenta incluso con el apoyo financiero del alcalde de Vasconcelos, una localidad próxima a la capital financiera de Sao Paulo, que aportó unos 16.000 dólares a la causa.

Aunque los cerca de 100.000 miembros siguen siendo pocos, sobre todo considerando que los cristianos evangélicos rondan ya el 22% de los cerca de 200 millones de habitantes brasileños (en 1970 sólo representaban el 5% de la población), Barros se muestra optimista en cuanto a la evolución.

El cofundador espera alcanzar los 10 millones de usuarios en dos años; si un mes fue suficiente para alcanzar esos 100.000, ahora que han lanzado su propia app para teléfonos móviles, esperan un crecimiento significativo en el segundo mes.

No es la única red social religiosa. Ya en 2013 se lanzó Ummaland, la red para musulmanes que ronda los 330.000 miembros.