Opinion · kⒶosTICa

El angelote, al fin clasificado en peligro de extinción en España

Ejemplar de Angelote .- Fundación Biodiversidad

Ya es oficial en España: el angelote, está en peligro de extinción. Así quedó reflejado recientemente en el BOE, cuando desde el ministerio de Transición Ecológica se publicó el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y el Catálogo Español de Especies Amenazadas, situando al archipiélago canario como el último reducto de estos escualos en sus tres especies: angelote, pez ángel y angelote espinoso (Squatina squatina, Squatina aculeata y Squatina oculata).

Con esta nueva calificación, España reconoce la clasificación que a nivel mundial ya había realizado la Unión Internacional de la Naturaleza (UCIN), que consideraba en peligro crítico a esta especie. De hecho, ya se han convertido en el segundo grupo de tiburones más amenazado del mundo.

Si la misma Unión Europea ya tenía en vigor la prohibición de su pesca, a partir de ahora, quedará terminantemente prohibido en España no sólo matarlos, sino también molestarlos, capturarlos, perseguirlos o, incluso deteriorar su hábitat natural. Asimismo, tampoco se podrá comercializar, intercambiar, poseer o transportar ejemplares, ya sean vivos o muertos (ni siquiera sus restos).

Hace años, el tiburón ángel se repartía por todo el Mediterráneo, buena parte de la costa atlántica tanto europea como africana y el Mar Negro. De esqueleto cartalaginoso y hábitos nocturnos, estos escualos se caracterizan por su forma plana y rayiforme, que les ayuda a enterrarse en la arena. Su tamaño oscila entre los 80 y los 169 centímetros, aunque en alguna ocasión se han avistado ejemplares que superan los dos metros.

La pesca accidental, normalmente debido a emplear técnicas de arrastre ilegales, es una de las principales causas de estar al borde de la extinción, aprovechando que durante el día permanece en reposo. A ello se suman, además, la contaminación, el cambio climático y la destrucción de su hábitat y zonas de reproducción, en las bahías y aguas someras. Proyectos como el Life IP Intermares, coordinado por el que fuera ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente a través de la Fundación Biodiversidad, es una de las iniciativas que luchan por su conservación, además de otras como el inestimable Angel Shark Project de las Islas Canarias.

El angelote no es la única incorporación al listo de especies amenazadas: un total de 27 se suman entre flora y fauna. Destacan en la lista hasta siete especies diferentes de coral (negro, negro ramificado, negro anaranjado, negro mediterráneo, coral blanco duro y frágil y el coralito débil), dos de gorgonias (abanico y candelabro), la madrépora mediterránea y la esponja negra.

Además de para el angelote, las Islas Canarias también son refugio para otra especie en peligro de extinción, como la tortuga marina olivácea. Otras, como es el caso del ballenato zifio de Cuvier, pasan a ser clasificados como ‘vulnerables’ debido al modo en que su población se ha desplomado en los últimos años. Ya en tierra, se amplía la protección especial al lobo ibérico al sur del río Duero, incluyendo Madrid y Castilla Léon a las comunidades que ya se contemplaban (Extremadura, Andalucía y Castilla La Mancha).