Opinion · kⒶosTICa

Extinction Rebellion lanza su manual del activista

Extinction Rebellion, el movimiento de acción directa no violenta y desobediencia civil en defensa del medio ambiente hace honor a la pintada que les dedicó Banksy y vuelven a demostrar que hace tiempo que pasó de la desesperación a la táctica. El grupo acaba de publicar libro: This Is Not A Drill: An Extinction Rebellion Handbook (Esto no es un simulacro: un manual de Rebelión de Extinción).

¿Tiene sentido que un grupo ecologista lance un libro impreso? Esa misma pregunta se la hicieron en el seno de Extinction Rebellion antes de hacerlo y la conclusión fue que se trata de un medio para un fin, un mal menor que han intentado paliar recurriendo a una fábrica de papel neutro en carbono con papel reciclado y que en su política mantiene plantar dos árboles por cada uno que utiliza.

Así fue cómo en apenas diez días el manuscrito se transformó en galeradas y de ahí a la comercialización por parte de la editora, Penguin Random House. Hace un par de días tuvo lugar la presentación en Londres, con un éxito rotundo, pues antes incluso de su impresión ya tenía vendidos más de 15.000 ejemplares a un precio de 7,99 libras (8,99 euros).

Aunque originariamente la iniciativa se concretaba en un manifiesto, terminó transformándose en un libro que capta el mensaje que siempre ha querido transmitir Extinction Rebellion: «Esta es nuestra última oportunidad de hacer algo respecto al clima global y la emergencia ecológica. Nuestra última oportunidad de salvar el mundo tal y como lo conocemos. Ahora o nunca, tenemos que ser radicales. Necesitamos levantarnos. Y necesitamos rebelarnos. Este es un libro de verdad y acción», tal y como indica el activista y editor Clare Farrell.

El libro está estructurado en dos partes bien diferenciadas: la primera de ellas (Tell the Truth, Cuenta la Verdad) se centra en ayudar a entender la realidad de la emergencia climática y ecológica, en romper las barreras de la negación. Rotos esos límites, se avanza en una segunda parte (Act Now, Actúa Ahora) de la publicación en la que es posible empaparse del activismo puro y duro. Esta segunda mitad es casi un manual del activista, combinando todo tipo de testimonios de cualquier rincón del mundo.

La publicación ha conseguido colaboradores del mundo del activisimo, la política, la universidad… desde activistas en Chad a granjeros en el Himalaya, pasando a la la diputada de los Verdes Caroline Lucas o el que fuera arzobispo de Canterbury Rowan Williams, que asegura que  «la crisis climática no es un accidente desafortunado, sino una realidad que, como mínimo, se ha acelerado y se ha agravado considerablemente. Podemos escapar de la toxicidad mental que nos ha traído aquí. Y al hacerlo, podemos recuperar una humanidad capaz de una verdadera resiliencia».

No es el único movimiento con el que este colectivo extiende sus brazos: desde esta misma semana, las librerías francesas cuentan con 65.000 copias del manifiesto Reetaignez-nous (Únete a nosotr@s) de la estudiante sueca Greta Thunberg, que fue quién dio el pistoletazo de salida a esta vorágine conservacionista liderada por jóvenes en todo el mundo, incluida España. Y va a más: los editores británicos ya buscan hacerse con los derechos en inglés para hacer lo mismo en Reino Unido. La revolución no cesa y gana adeptos, como los RadioHead que hace apenas tres días desbarataron un intento de extorsión hacker y dedicaron todos los beneficios de sus canciones inéditas a Extinction Rebellion.