kⒶosTICa

La red social de Trump cae en desgracia antes de nacer

Un seguidor de Trump lleva una camiseta con el rostro del expresidente de EEUU. - Elijah Nouvelaje / EFE/EPA

Truth Social, la nueva red social de Donald Trump, ha sido pirateada antes, incluso, de comenzar a funcionar. La habilidad de los hackers y los más que evidentes fallos de seguridad de la última ocurrencia del republicano han dejado en ridículo el lanzamiento de esta plataforma que, presumiblemente, atraerá a lo más granado del sector ultra de EEUU.

Tras la sarta de mentiras lanzadas a través de las redes sociales e, incluso, de alentar el asalto al Capitolio el pasado mes de enero, Trump está suspendido indefinidamente en Twitter, Facebook , Instagram y YouTube… así que ha decidido crear su propia red social, eso sí, que nadie intente imitar su estilo: Los términos de uso de la red dejaban claro que no está permitido burlarse de él ni de nadie que trabaje en Trump Media & Technology Group, la nueva empresa a través de la cual se lanza la nueva red… incluso, prohibe el uso excesivo de letras mayúsculas, algo a lo que nos tenía acostumbrado el republicano en sus tuits.

La prueba piloto de esta plataforma arrancaba en noviembre. Se suponía que los nuevos usuarios de la versión beta de Truth Social, que contará con su propia app para iPhone, únicamente podrían serlo previa invitación, abriéndose después a nivel nacional a principios de 2022 -de hecho, contaba con lista de espera para inscribirse-. Ahí es, precisamente, donde se produjo el primer error: cualquiera se podía registrar en la red gracias a un enlace público que circulaba por internet.

Según ha revelado The Daily Dot, al hacker le bastó hacer uso de Shodan, un motor de búsqueda que localiza todo tipo de dispositivos conectados a internet, desde servidores, a routers, cámaras de seguridad o cualquier otro equipo del Internet de las Cosas (IoT). Shodan es utilizado habitualmente por quienes quieren descubrir servidores expuestos en la internet abierta y así fue cómo se descubrió el dominio que ejecutaba la versión beta móvil de Truth Social.

Captura de pantalla que realizó el periodista Drew Harwell (The Washington Post) de una de las cuentas suplantadas de Trump.

A partir de ahí comenzó la avalancha de dominios falsos suplantando identidades de personajes públicos, incluido el propio Trump. El periodista del Washington Post especializado en tecnología, Drew Harwell, reveló una cuenta de Donald Trump (@donaldjtrump) en la que incluyeron una fotografía de un cerdo defecando.

Fiel al espíritu fake de Trump, su red social terminó llenándose de perfiles de suplantación al carecer de filtros de verificación, lo que al periodista de The Daily Dot le permitió, incluso, crear la cuenta @donaldtrump con la fotografía que el expresidente utilizaba en Twitter antes de que éste le cerrara su perfil. Para cuando los administradores de Truth Social se quisieron dar cuenta, la red ya estaba plagada de perfiles falsos, viéndose obligada a restringir el acceso, bloquear a usuarios para que no se crearan más cuentas fake e, incluso, a desconectar por completo el dominio.

La autoría se atribuye a hackers asociados a Anonymous que afirman encontrarse en una "guerra on-line contra el odio", como semanas atrás demostraron con su ataque que eliminó una web republicana de Texas reemplazándola por una recaudación de fondos para Planned Parenthood (especializada en atención de salud sexual y reproductiva y educación sexual), después de que se aprobara el polémico proyecto de ley contra el aborto.

Así las cosas el futuro de Truth Social está en el aire, porque a buen seguro estará en el punto de mira de este colectivo hacker. ¿Tendrá el mismo destino que el blog personal que a principios de año lanzó Trump y que terminó cerrando apenas un mes después por las bajas visitas que registraba?