kⒶosTICa

El sector tecnológico español no aprovechó los vientos de cola de la pandemia

El sector TIC español decreció en 2020. - Pixabay

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicaba recientemente los Indicadores del Sector de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC) correspondientes al año 2020 y, en contra de lo que ha sucedido en otros mercados internacionales, las nuevas tecnologías no supieron aprovechar el viento de cola que trajeron consigo los confinamientos y la necesidad de apoyase más en la TIC para dar continuidad a los negocios. En este sentido, el sector TIC español facturó algo menos de 106.500 millones de euros, lo que supone una caída del 1,5% respecto a 2019, cuando se generó un volumen de negocio de más de 108.000 millones de euros.

Con una balanza comercial de productos TIC negativa, ésta rondó los 13.500 millones de euros, con un descenso del déficit comercial del 1,9% respecto al año anterior. Si las exportaciones supusieron unos 5.600 millones, las importaciones superaron los 19.200 millones de euros, destacando especialmente los equipos de telecomunicaciones con unos 6.800 millones. Así las cosas, las exportaciones del sector TIC representaron el 2,2% de las exportaciones españolas (+0,2% que en 2019), mientras que las importaciones significaron el 6,9% de las importaciones nacionales, frente al 6,1% del año anterior.

La caída en la facturación todavía choca más, toda vez que el número de empresas en este sector aumentó casi un 5%, hasta rozar las 72.900 empresas frente a las 69.500 de 2019, generando un 3,8% más de empleo con unas 547.800 personas ocupadas, aunque es cierto que esta creación de puestos de trabajo se ralentizó, pues el año anterior creció a un ritmo del 5,7%.

En esta misma órbita del empleo, el estudio del INE refleja que el coste salarial por trabajador del sector TIC se situó en 2.558 euros al mes en el cuatro trimestre de 2020, frente a los 2.596,7 euros al mes de 2019. Profundizando por subsectores, el de las telecomunicaciones volvió a ser el que presenta un coste salarial por hora más elevado, con 24,5 euros, seguido de programación, consultoría y otras actividades relacionadas con la informática, con 22,4 euros. En ambos casos, el incremento respecto a 2019 fue de tan sólo 0,1 euros.

Pese a la caída en el volumen de negocio, el sector TIC español incrementó su esfuerzo en I+D, con un 8,3% más de empresas realizando este tipo de actividades, alcanzando las 1.925 empresas. Este incremento le ha llevado a subir en más de un punto porcentual su representación en el panorama del I+D general: el sector TIC ya supone el 17,2% del total de empresas que se vuelcan con el I+D en España. A nivel de gasto en I+D interna, ésta creció un 11,7% superando los 1.300 millones de euros, lo que equivale a un 1,27% de la facturación total.

Como consecuencia directa de ello, el personal ocupado en equivalencia de jornada completa en actividades de I+D se disparó un 11%, con algo más de 22.000 personas. La brecha de género es muy significativa en este campo, con únicamente 4.700 mujeres dedicadas a I+D, y solo unas 2.300 mujeres investigadoras de un total de 11.400. A pesar de haber crecido en un 13% el número de investigadoras, sigue suponiendo alrededor del 20% del total en el sector TIC.

Por otro lado, el comercio electrónico fue una de las actividades que, en términos globales, vivió momentos dulces en todo el mundo durante la pandemia. Sin embargo, no fue éste el caso de España. Desde la óptica de las compras on-line, sólo el 51,7% de las empresas apostaron por ello en 2020, frente al 65,2% de 2019. En el caso de las ventas, sí se ha producido un ligero crecimiento, con un 27,1% de las empresas frente al 22,6% de 2019.