kⒶosTICa

La venta electrónica de medicamentos goza de buena salud

En España es ilegal la venta on-line de productos que requieran receta médica. - Pixabay

La venta de medicamentos por internet está creciendo a un ritmo exponencial. Tanto es que así que un reciente estudio de la consultora SkyQuest Technology ha estimado para si en 2021 movió un negocio de casi 61.000 millones de dólares en todo el mundo, para 2028 podría rozar los 220.000 millones, lo que supone crecer hasta entonces a un ritmo interanual de más del 20%.

Este tipo de plataformas electrónicas aprovecharon los vientos de cola que trajo consigo la pandemia, cuando los confinamientos se multiplicaban y las personas estaban sometidas duras restricciones de movimiento. Muchas de las empresas dedicadas a esta venta ya no sólo comercializan a través de sus páginas web, sino que han desarrollado aplicaciones móviles para simplificar aún más el proceso.

A ello se suma, además, el hecho de que los gobiernos han ido abriendo sus legislaciones para permitir este tipo de actividades comerciales, aunque aún está muy regulado y vigilado. En este sentido, conviene distinguir entre la venta de productos de venta libre y de medicamentos que requieren receta médica, cuya venta on-line en España no está permitida.

De hecho, en nuestro país, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) estableció en 2013 una normativa (Real Decreto 870/2013, de 8 de noviembre), de acuerdo con la normativa europea, que regula la venta a distancia de medicamentos con el objetivo de garantizar la calidad, seguridad, eficacia y correcta información de los medicamentos. Según esta normativa, en España no es legal comercializar a través de internet productos que requieran receta médica.

Además, la venta on-line de los medicamentos no sujetos a prescripción médica también están muy regulada, pudiendo venderlos únicamente farmacias abiertas al público, legalmente autorizadas y que figuren en el listado publicado por la autoridad competente. Esta venta, en la que no puede participar ningún intermediario, ha de contar con la intervención de un farmacéutico responsable de la dispensación.

A nivel global, el estudio de SkyQuest Technology indica que el 70% del mercado que se movió en plataformas farmacéuticas en internet durante 2021 correspondió a productos de venta libre. En España y con datos de la consultora especializada IQVIA, la venta on-line de las farmacias continúa su línea ascendente de los últimos años. Si en 2020 el crecimiento de estas ventas fue de un 2,2, en 2021 ya se disparó hasta el 5,6%, algo que no sucede sin embargo con las parafarmacias, cuyas ventas electrónicas han decrecido desde los ritmos explosivos de un 693% de 2020 a la caída en lo que va de año de casi un 9%.

En nuestro país, los actores más relevantes en la venta on-line de productos farmacéuticos son las plataformas del grupo holandés Promofarma, Farmacias Trébol; el portal Welnia de Cofares; Sensafarma de Bidafarma; o la empresa. En algún tipo de productos, las ventas por parte de laboratorios se estarían realizando a través marketplaces tipo Amazon, aunque desde las autoridades se vela por el cumplimiento de la normativa.

De hecho, la semana pasada fue detenido un hombre en Oliva (Valencia) por comercializar medicamentos ilegales importados desde la República Checa, fundamentalmente dirigidos a potencial el deseo sexual. Ni siquiera el hecho de que los pagos se realizaran con criptomoneda impidió que la Guardia Civil lo detectara.