Opinion · La oveja Negra

‘En tierra quemada’: thriller en estado puro

El misterio es algo mágico. Inexplicable y adictivo. No sabemos por qué nos resulta tan adictivo. Qué tiene para que nos pasemos horas y horas delante de un libro, sin poder parar de pasar páginas, hasta llegar al final. Esa comezón de la que no podemos librarnos si no descubrimos qué ha ocurrido, quién es el culpable, qué ha pasado, cómo y por qué. Esta atracción ha hecho que las novelas enigma, o thrillers, inunden las mesas de novedades de las librerías buscando atrapar a los lectores. “El Thriller del año”. “Trepidante”. “No podrá parar de leer”. “100.000 ejemplares vendidos en Islandia”. Les suena, ¿verdad? Esto ha provocado la llegada de títulos olvidables, cargados de tópicos, con finales sacados de la manga, llenos de trampas efectistas que tratan al lector como a un débil mental. Novelas sin sustancia, en las que uno descubre cómo van a terminar en la página 15, a pesar de tener más de 700. Pero también hay thrillers deslumbrantes, autores capaces de hacer que la magia del misterio aparezca. Y no se marche durante toda la lectura. Atrapándonos irremisiblemente.

En tierra quemada, de Daniel Pérez Morales y editada por Cuadernos del Laberinto, es uno de ellos.

La candidata a la alcaldía de Montreal y su marido, un prestigioso abogado especializado en defender a delincuentes, aparecen asesinados. Un caso que moviliza a la prensa por tratarse de personajes públicos y polémicos con una larga lista de enemigos. Y la primera pregunta a la que debe enfrentarse la policía es cuál de las dos víctimas era realmente el objetivo del crimen. Isabelle Lemaire será quien lleve el caso. Pero esta vez no contará con su compañero Noah Page, vetado por los altos mandos policiales y, de nuevo, con problemas con la botella. A medida que Lemaire empieza a desentrañar lo que hay detrás del misterioso asesinato descubre que nada es lo que parece y que las raíces del crimen son mu chos más oscuras y profundas de lo que se puede imaginar. Porque la droga llega a todas partes: a los despachos de los altos cargos, a las comisarías, a las sedes de los partidos políticos… Un negocio en el que los cárteles utilizan la muerte como moneda de cambio.

En tierra quemada es la cuarta entrega de la serie protagonizada por estos dos policías canadienses. Una trama sólida, apoyada en la potencia de los dos personajes principales. Muy bien ambientada y con giros sorprendentes. Con ese estilo limpio, eficaz y elegante de todas las obras de Pérez Morales. Una de esas novelas enemigas del aburrimiento. De las que uno nunca quiere que se acaben, de las que te dejan con ganas de más.