Opinion · La oveja Negra

‘Los señores del humo’: puro rock and roll

Los países son empresas. Los políticos, gestores. Los ciudadanos, productos. La única ley que se respeta es la de la oferta y la demanda. La única meta por la que luchar es el aumento de los beneficios. El monoteísmo del dinero. El mundo convertido en una enorme tienda donde solo unos pocos pueden comprar mientras el resto trabaja para que los estantes nunca estén vacíos. La felicidad como un bien mensurable. ¿Has visto que casa tengo? Mira mi Instagram. Soy más feliz que tú. ¿Has visto que mujer/marido tengo? Mira mi Instagram. Soy más feliz que tú. ¿Has visto que niños tengo? Mira mi Instagram. Soy más feliz que tú. ¿Has visto donde viajo, lo que como, lo que bebo, lo que visto? Mira mi Instagram. Soy más feliz que tú. Y todos seguimos dando vueltas y vueltas en este absurdo tiovivo, engañándonos a nosotros mismos, haciéndonos creer que el caballo de madera en el que galopamos es real.

El rock and roll nació como un acto de rebeldía, de protesta contra lo establecido, una sacudida a las mentes paralizadas por la resignación. Y era divertido. Algo de eso también tiene la novela negra. Ese espíritu contestatario, esas ganas de escupirle a la sociedad y al ser humano la verdad de sus miserias a la cara. Pero eso gusta a unos pocos. Porque la verdad, como el alcohol en las heridas, escuece.

Los señores del humo, escrita por Claudio Cerdán y editada por Ediciones B, es puro rock and roll. Crítica social, rebeldía, ritmo y mucha, mucha diversión.

Harrelson Levy es un multimillonario norteamericano con casinos por todo el mundo. Su último proyecto: Abrir una meca del juego en Europa. Y el lugar elegido es Madrid, concretamente la localidad de Alcorcón. El nombre del futuro complejo: Eurovegas (¿les suena?). Levy ha elegido España por la densidad de políticos corruptos dispuestos a cumplir con todas sus exigencias (no respetar las normas laborales, cambiar la ley antitabaco…) a cambio de unos cuantos maletines. Pero surge un contratiempo. En los terrenos donde se edificará el futuro Eurovegas aparece enterrado un cráneo. Y tres hombres (un ex policía metido a detective, un ex militar norteamericano y un proxeneta mexicano) creen estar relacionados con la calavera. Sus sospechas aumentan cuando comienzan a aparecer más cuerpos decapitados. Todo parece apuntar a que el hallazgo ha despertado los instintos criminales de un asesino en serie.

Con un estilo sintético, de frases cortas arrojadas como estiletes, y un ritmo avasallador que agarra al lector de la pechera, Cerdán nos transporta a ese Madrid corrupto y amoral que intenta por tercera vez organizar unas olimpiadas. Con unos personajes endurecidos por el dolor. Como el callo que se forma en torno a la herida. Crítica social, lenguaje desacomplejado, y diversión. Caña en rama. Lean Los señores del humo. Quizás por unas horas consigan dejar de dar vueltas en el tiovivo.